8 nov. 2007

¿Y a quién le importa el mañana?

"Los enamorados siempre tienen miedo. El miedo se debe a que el amor viene como una brisa. No lo puedes producir, no es algo que se fabrique, llega. Pero todo lo que llega por sí solo, puede también, de la misma manera, irse; eso es un corolario natural. El amor llega, y las flores crecen en ti, despiertan canciones en tu corazón, un deseo de bailar... pero, con un temor escondido. ¿Qué pasaría si esta brisa que ha llegado hasta ti, fresca y fragante, te dejara mañana?... porque tú no eres el límite de la existencia. Y la brisa es sólo una invitada, va a estar contigo mientras quiera estar, y se irá en cualquier momento.

Esto crea temor en la gente, volviéndola posesiva. Empiezan a cerrar sus puertas y ventanas para mantener la brisa dentro; pero cuando tus puertas y ventanas están cerradas no es la misma brisa. La frescura se pierde, la fragancia se pierde, pronto es repugnante. Necesita libertad y tú le has quitado la libertad; es sólo un cadáver.

En el nombre del amor, la gente está cargando con el cadáver del otro, y a esto lo llaman matrimonio. Y para cargar cadáveres, tienes que ir a una oficina de Registro Civil para convertirlo en lazo legal. El amor no puede permitir el matrimonio. En un mundo auténtico, el matrimonio sería imposible.

Uno debe amar, amar intensamente, amar totalmente, y no preocuparse del mañana. Si la existencia ha sido tan estática hoy, confía en que la existencia va a ser más bella y más sublime mañana. A medida que tu confianza crece, la existencia será cada vez más y más generosa contigo. El amor se derramará sobre ti. Más flores de alegría y éxtasis lloverán sobre ti....

¿Y a quién le importa el mañana? A la gente que le importa el mañana, es a la gente que no tiene hoy, que son miserables ahora mismo y tratan de ocultarlo, tratan de ignorarlo con la esperanza, con el deseo, con el sueño de un mañana. Pero el mañana nunca llega. Esta es una de las dificultades, siempre es el hoy el que llega; y te acostumbras a ser miserable hoy, y esperas, deseas, sueñas con un mañana. Te has perdido la vida. La gente se ha acostumbrado tanto a los mañanas que no sólo están pensando en esta vida de mañana, ellos piensan en la vida después de la muerte".

Osho
http://osho-maestro.blogspot.com