11 ene. 2011

Si estás absolutamente alerta, todo es absolutamente nuevo

"Hay mucha gente cuya principal característica es el aburrimiento; hagan lo que hagan siempre están aburridos.

Puede que al principio... te enamoras de una mujer y no te aburres, pero al día siguiente, a la hora siguiente, al siguiente minuto, te encuentras aburrido. Es la misma cara, los mismos ojos; conoces la topografía y has recorrido la geografía. Ahora no hay nada. Se acabó. Te aburres.

Cada día sale el mismo sol y cada día sale la misma luna y cada día todo se mueve en la rutina circular; y tú te aburres... Parece que no hay nada nuevo...

He oído. Henry Ford estaba celebrando sus 50 años de matrimonio, sus bodas de oro. Era un hombre muy feliz. En muy escasas ocasiones, después de 50 años de matrimonio, uno sigue siendo tan feliz con su esposa como lo era al principio.

Alguien le preguntó: "Parece increíble y especialmente en América. Parece increíble que seas feliz todavía con la mujer con la que has estado casado durante 50 años. 50 años parecen casi 50 siglos. Parece que has estado casado desde siempre. 50 años, ¡toda una vida! ¿Y eres aún feliz? ¿Y estás todavía enamorado? ¿Cuál es el secreto?"

Henry Ford contestó: "Es la misma regla que utilizo al fabricar coches; sigo con el mismo modelo. Nunca he tratado de cambiar el modelo de coche y tampoco he tratado de cambiar de modelo de esposa. Pero ella es, cada día, nueva. Nunca ha envejecido y no me encuentro nada aburrido".

Así que el aburrimiento aparece porque desconoces cómo descubrir lo nuevo a cada instante. En cierto modo es verdad que el mismo sol sale cada día, pero no es el mismo. Si tienes ojos para ver, verás que nunca ha sido el mismo. El cielo es diferente, la poesía es diferente, el color es diferente. Nunca es el mismo. La atmósfera cambia a cada instante. Nunca nada ha sido siempre igual; en la existencia nada se repite, pero lo percibes como repetición porque no estás intensamente alerta.

Si te mantienes intensamente alerta, todo resulta nuevo. Si estás absolutamente alerta, todo es absolutamente nuevo...

Siempre que sientas que te estás aburriendo, sacude tu cuerpo. No has de sacudir el cuerpo de los demás, sino tu propio cuerpo; sacúdete. Abre tus ojos. Ponte alerta. Escucha de nuevo...

...sólo los seres humanos se aburren. ¿Por qué? Han perdido el rastro del flujo natural de la vida. Se han alejado de la vida. Cuanto más te alejas de tu esencia y de tu vida interior, más muertas parecen las cosas. Y entonces te aburres.

Regresa a casa; sé parte de la existencia, de los árboles y de las rocas y de los ríos, del cielo y del sol y de la luna y de los pájaros y de los animales. Vuelve a casa.

Y míralo todo como lo mira un niño: de forma fresca, juvenil".

Osho, El verdadero sabio
http://osho-maestro.blogspot.com/