4 may. 2011

¿Por qué es tan difícil la comunicación?

¿Por qué es tan difícil la comunicación?

No es sólo difícil; es imposible. Es verdaderamente un milagro que suceda a veces, porque dos personas son dos personas: sus experiencias pasadas son diferentes, su gestalt es diferente, sus conocimientos son diferentes, sus personalidades son diferentes. Son dos mundos. Hablan lenguas distintas; puede que sea la misma lengua, pero hablan lenguas diferentes. Le dan un significado diferente a las palabras, matices diferentes, tonos diferentes y colores diferentes.

Cuando estás mirando una rosa, si hay cinco personas mirando la rosa, no pienses por un solo momento que estáis mirando la misma flor: ¡no podéis! Sólo cinco budas que estén junto a la flor serán capaces de mirar la misma rosa; vosotros no podéis, porque cinco budas significa cinco ceros, cinco no-mentes...

Pero cuando hay cinco mentes junto a la rosa, sólo creen que están mirando la misma rosa, porque tienen ideas diferentes acerca de la rosa, diferentes impactos pasados de la rosa...

Por ejemplo, puede que uno haya amado a una mujer que estaba obsesionada con las rosas, pero ella le traicionó. Ahora la rosa le recordará sólo esa traición y la mujer. Ésa no es la experiencia de los otros. Puede que otro haya visto un muerto adornado con una guirnalda de rosas. La rosa le recordará la muerte: puede que sienta un poco de miedo...

Sólo dos no-mentes pueden comunicarse; incluso sin palabras, la comunicación sucede entonces. Es una comunión. Pero las mentes están abocadas al choque, al conflicto...

El lenguaje es el problema: experiencias diferentes, mentes diferentes, pasados diferentes, patrones diferentes, hábitos diferentes, personalidades diferentes.

Me preguntas por qué es difícil comunicarse...Sí, de vez en cuando sucede. Cuando estás profundamente enamorado de alguien, sucede. Entonces el lenguaje no es necesario. Entonces vuestras mismas presencias, vuestras mismas vibraciones se comunican. Entonces, por un momento, en profundo amor, os escabullís de vuestras mentes. En profundo amor, durante un momento os volvéis budas, os volvéis no-mentes.

De manera que sólo en raros momentos de amor sucede la comunicación; de otra forma es siempre una disputa, un conflicto sutil. Dices algo, el otro entiende otra cosa. El otro dice algo, tú entiendes otra cosa. Si realmente queréis comunicaros, sed cada vez más amorosos, porque es necesario el amor, no el lenguaje. El lenguaje es una barrera, el amor es un puente. Si realmente queréis comunicaros, empezad a escabulliros de vuestra mente. Sed cada vez más ceros, no-mentes, y de pronto veréis que suceden milagros. Está sucediendo aquí".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com/