13 may. 2011

Sólo le gustarás a la gente si estás sufriendo; entonces te tendrán lástima

"Millones de personas viven sufriendo y en el infierno porque anhelan recibir atención. Es estúpido anhelar atención; no te da nada. Tan sólo fortalece el ego... que no eres tú. No es tu esencia; es sólo tu personalidad, tu yo falso. Sigue nutriendo al yo falso y el yo esencial sigue pasando hambre.

El yo esencial no necesita recibir atención. El yo esencial puede vivir sin ninguna atención, porque no depende de nadie. Y el yo esencial es capaz de regocijarse en su soledad. Ni siquiera necesita al otro, así que ¿qué decir de la atención? Ni siquiera necesita al otro. Su gozo es interno. No viene del exterior, no depende de ninguna condición. Es incondicional. Es un fenómeno espontáneo, interno, intrínseco.

Observa y ve cómo le sacas partido a la desdicha, y entonces sabrás por qué es tan difícil disfrutar. Deja lo que has invertido en la desdicha y la alegría volverá fluir.

Nacemos con alegría. La alegría es nuestro mismo ser. No se necesita nada para estar alegre. Se puede estar alegre simplemente sentado, solo. La alegría es natural, la desdicha es antinatural. Pero la desdicha es provechosa y la alegría no tiene finalidad: no te aportará ninguna ganancia.

De modo que hay que decidir. Si quieres estar contento, tienes que ser nadie: ésta es la decisión. Si quieres estar contento, tendrás que ser nadie, porque no recibirás ninguna atención. Por el contrario la gente se sentirá celosa, la gente se mostrará hostil. No le gustarás a la gente. Sólo le gustarás a la gente si estás sufriendo; entonces te tendrán lástima. Con esa lástima se satisface tu ego y se satisface su ego. Cuando le tienen lástima a alguien, ellos son superiores y tú eres inferior. Ellos están por delante. Están disfrutando el rollo de la lástima...

Cuando estás contento, gozoso, bailando, cantando, simplemente feliz sin ninguna razón en absoluto, tu ego desaparecerá, porque no recibirá ninguna atención...
Si estás dispuesto a convertirte en un don nadie, si no necesitas la atención de los demás, entonces no hay problema en absoluto. Puedes disfrutar... En las pequeñas cosas puedes disfrutar. Cosas muy pequeñas pueden darte la mayor alegría posible".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com/