31 ene. 2011

Millones de personas viven sufriendo y en el infierno porque anhelan recibir atención

"...desde la misma infancia todo el mundo aprende que el sufrimiento merece la pena. Si eres desgraciado, tus padres están más amorosos. Si estás enfermo, tus padres están más cariñosos. Si eres feliz, sano, a nadie le importa: no te prestan atención. Y la atención es comida para el ego; el ego no puede vivir sin atención, es su respiración misma. De la misma manera que el cuerpo necesita oxígeno, el ego necesita atención.

Cuando estás sano, feliz, tus padres no te prestan la menor atención; no hay necesidad. Pero cuando estás enfermo, pasándolo mal, llorando, gimiendo, toda la familia está atenta a tus necesidades, como si hubieras creado una especie de emergencia. Dejan todas sus labores: la madre viene corriendo desde la cocina, el padre deja el periódico, y todo el mundo se centra en ti. Le da una gran satisfacción a tu ego. Y poco a poco aprendes los métodos del ego: permanece infeliz y la gente te prestará atención; permanece infeliz y simpatizarán contigo, te tendrán lástima. Y cuando estás disfrutando, nadie simpatiza contigo. Por eso la gente le tiene tanto respeto a los ascetas. Alguien está ayunando y la gente dice: "Mira, ¡qué gran santo!" Simplemente está pásándolo mal. Si estás festejando, nadie va a festejar contigo, pero ayuna y la gente simpatiza.

Si estás enamorado de una mujer, ¿quién va a simpatizar contigo? Por el contrario, la gente tendrá celos. Eres un competidor. Querrían la misma mujer para ellos mismos. Eres un enemigo. Renuncia al sexo, hazte célibe, vete a una cueva y la gente vendrá desde lugares lejanos para rendirte honores: "Hay aquí un gran asceta", y simplemente lo estás pasando mal. Pero la desdicha aporta ventajas. La desdicha puede hacer de ti un mahatma.

Ésa ha sido toda la historia de la humanidad: la desdicha siempre ha merecido la pena; se ha respetado a la gente desdichada. Y si la desdicha es autoimpuesta, por supuesto, te tienen más respeto; es voluntaria. Mahatma Gandhi se hizo tan conocido en el mundo entero porque era desdichado voluntariamente, imponiéndose sufrimientos. ¿Cómo no le vas a prestar atención? Si hubiera estado disfrutando y viviendo una vida total, una vida completa y sana, te habrías sentido celoso, te habrías vuelto hostil.

Observa estos trucos y estrategias de la mente y serás capaz de desecharlos. No quieras atención, de lo contrario seguirás siendo desdichado. Sólo te pueden prestar atención cuando eres infeliz; eso forma parte de un mecanismo natural...

Millones de personas viven sufriendo y en el infierno porque anhelan recibir atención. Es estúpido anhelar atención; no te da nada. Tan sólo fortalece el ego... que no eres tú. No es tu esencia; es sólo tu personalidad, tu yo falso. Sigues nutriendo al yo falso y el yo esencial sigue pasando hambre...

Deja lo que has invertido en la desdicha y la alegría volverá a fluir.

Nacemos con alegría. La alegría es nuestro mismo ser. No necesitas nada para estar alegre. Se puede estar alegre simplemente sentado, solo. La alegría es natural, la desdicha es antinatural...".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

29 ene. 2011

¿Cómo podrías amar durante 24 horas?

"No puedes amar durante las 24 horas, porque el fuego tiene dos fases. Los esposos tratan de hacer algo imposible y es amarse las 24 horas. Es ahí donde todo se echa a perder. Es algo imposible porque nadie puede comer durante 24 horas. El amor es alimento. ¿Podrías comer durante 24 horas? Es necesario dejar espacio para abosorber el alimento, utilizar la energía y permitir que el cuerpo sienta hambre nuevamente. ¿Cómo podrías amar durante 24 horas? Si tratas de hacer cosas imposibles, terminarás mal. Mientras más fuerces las cosas, más falso será todo.

Por eso, los esposos echan a perder toda la belleza del amor. Todo se torna falso y forzado. Cuando eran amantes o novios, todo era hermoso porque se veían de vez en cuando, llenos de unas ansias que debían satisfacer. A veces, había que esperar todo un día con ansia para ver al amante en la noche. Cuando hay un ansia profunda, el amor produce una satisfacción profunda. Cuando los esposos pasan juntos las 24 horas, siguiéndose los pasos como sombras, no hay hambre y, por supuesto, tampoco saciedad. Entonces, desaparece toda la belleza. Recuerda esto: si amas a una persona, déjala sola para que surja en ella el hambre...

Cuando el amor se convierte en un deber, pierde toda vida; no es más que una obligación impuesta externamente, de manera que el ansia interna se pierde. El amor es ansia, no obligación. De esa manera, puede tener una fase de saciedad. Cuando se satisface el amor, la dicha es absoluta; todo es perfecto. Se puede bendecir toda la existencia y recibir de ella su bendición. Todo es sencillamente maravilloso...pero a ello se debe llegar a través del ansia".

Osho, La armonía oculta. Conversaciones sobre Heráclito
http://osho-maestro.blogspot.com/

27 ene. 2011

Es necesario un tipo totalmente nuevo de educación en el mundo

"Es necesario un tipo totalmente nuevo de educación en el mundo. La persona que nace para ser poeta resulta ser estúpida en matemáticas y la persona que podría haber sido un gran matemático está atiborrándose de historia y se siente perdido. Todo está patas arriba porque la educación no es acorde con tu naturaleza: no le tiene ningún respeto al individuo. Mete a todo el mundo a la fuerza en un cierto patrón. Puede que por accidente el patrón encaje con unas pocas personas, pero la mayoría está perdida y la mayoría vive sufriendo".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com/




¿Tuviste un sueño? ¡pues lávate la cara y olvídate de él!

En respuesta a un sueño que te envié, me dices que los sueños son sueños, sin ningún sentido. ¿Por qué dices eso? No lo entiendo

"...Te contaré una famosa anécdota zen:

Un maestro zen se levantó por la mañana y vio a un discípulo que pasaba. Le llamó y le dijo: "¡Ven! He tenido un sueño muy bonito. ¿Te importaría interpretarlo?".

Él le contestó: "Espera. Voy a traer un cubo de agua. Por favor lávate la cara".

El maestro esperó. El discípulo le llevó el cubo de agua y él se lavó la cara. En ese momento pasó otro discípulo y el maestro lo llamó. Le dijo: "Oye, ven aquí. He tenido un sueño bonito. ¿Te importaría interpretarlo?

Él le contestó: "Espera. ¿Te has lavado la cara? Te voy a traer una taza de té". Y le llevó una taza de té.

El maestro, muy contento, exclamó: "¡Su hubierais intentado interpretarlo, os habría echado a ambos del monasterio!".

Esa es la interpretación correcta: ¿tuviste un sueño? ¡pues lávate la cara y olvídate de él! ¿Todavía lo recuerdas un poco? Pues tómate un té, pero, ¡olvídate de él! ¡Es un sueño! ¿Qué hay que interpretar?

Sólo hay que recordar una cosa: que soñabas porque estabas inconsciente. Ahora estás intentando interpretarlo, sigues apegándote a él. Ocurrió porque estabas profundamente dormido.

Se dice que Buda dijo que los sueños son como los ladrones: cuando la casa está oscura, sin ninguna lámpara, los ladrones se interesan por ella. Se acercan, escudriñan a través de la ventana, y si el dueño está profundamente dormido, mucho mejor. Si el guardián ya no está de guardia, perfecto; entran.

Los sueños son como ladrones. Cuando hay un guardián en la puerta, los ladrones se mantienen alejados. Cuando hay luz en el interior de la casa y las ventanas están completamente iluminadas, no se atreven a acercarse. Y cuando ven que el dueño está completamente despierto y moviéndose, y ven a la gente hablar y cantar, y moverse, y ven sombras, no se les ocurre acercarse.

Los sueños ocurren porque durante el descanso no eres consciente. Y los sueños también continúan teniendo lugar en tu estado de vigilia porque en ese momento también tu consciencia es así-así, más bien flojilla, nada del otro mundo.

De modo que piensa en los sueños como símbolos únicamente en este sentido: prueban que todavía no estás lo suficientemente alerta, eso es todo.

La persona que me está haciendo esta pregunta me escribió una larga carta contándome un sueño que ella había tenido. Mi mensaje fue: los sueños son sueños, sin ningún significado; no te preocupes demasiado por ellos. Sólo hay una cosa importante: cuando los sueños ocurren en tu descanso, pierdes toda consciencia. Durante el día tampoco eres muy consciente; por lo tanto, sé más consciente. No prestes demasiada atención a los sueños, de lo contrario se puede conventir en un juego muy peligroso. Empiezas a jugar con los sueños --con su significado, con sus símbolos, con sus mitos, y no cejas--, una capa tras otra, ¡y te habrás perdido!

Una tarde Mulla Nasruddin estaba entrando en la ciudad cuando de repente vio un montón de bosta de vaca en el camino. Se inclinó un poco y la observó con atención.
"Pues sí, parece que sí es", se dijo a sí mismo. Se inclinó aún más y la olió: "Huele igual". Con mucho cuidado la tocó con el dedo, y luego la probó: "Sabe igual. ¡Menos mal que no la pisé!".

¡Ten cuidado con el análisis!".

Osho, Sueños. Atisbos del inconsciente
http://osho-maestro.blogspot.com

26 ene. 2011

El Viejo Hombre era muy serio, el Viejo Hombre era un adicto al trabajo. El Nuevo Hombre será juguetón: homo ludens

"El Viejo Hombre era muy serio, el Viejo Hombre era un adicto al trabajo. El Nuevo Hombre será juguetón: homo ludens. Creerá en disfrutar de la vida. Desechará palabras como obligación, sacrificio. No se sacrificará por nada. No será una víctima de ningún altar, ya sea el del Estado o el de la religión, el del sacerdote o el del político. No permitirá que nadie explote su vida diciendo: "Vete a morir porque tu país está en guerra". Su compromiso es con la vida... Quiere vivir con alegría, quiere regocijarse con todos los dones de Dios, quiere celebrar. Su único mantra será Aleluya.

Jesús dice: "Regocijaos, regocijaos. Otra vez os digo: Regocijaos"

El hombre aún no se ha regocijado. El hombre ha vivido bajo la pesada carga de la seriedad. Trabajar para el país, trabajar para la familia, trabajar para la esposa, trabajar para los hijos, trabajar para tu padre y tu madre... Simplemente sigue trabajando y trabajando, y luego un día muere y desaparece en la tumba. Y entonces trabajarán otros y esto sigue y sigue. Nadie parece tener nada de tiempo para disfrutar la vida.

Y no estoy diciendo que el Nuevo Hombre no vaya a trabajar. Trabajará, pero eso no será su adicción, no será un adicto al trabajo. El trabajo no será una droga. Trabajará porque necesita unas pocas cosas, no estará trabajando continuamente para conseguir más y más. No será un acumulador. No creerá en tener una gran cuenta corriente, y no creerá en tener una posición muy elevada. Más bien, querrá cantar una canción, tocar la flauta, la guitarra, bailar. No querrá hacerse famoso. Querrá vivir, vivir auténticamente. Estará dispuesto a no ser nadie.

Y eso ya está sucediendo. Los primeros rayos ya están disponibles... los nuevos niños, la nueva generación, son un tipo totalmente diferente de generación. De ahí el conflicto generacional, es muy real... Esta es la primera vez en toda la historia humana que hay un conflicto generacional. Los niños hablan en una lengua diferente a la de sus padres. Los padres no entienden, porque los padres quieren que tengan éxito. Y los niños dicen: "Pero, ¿de qué sirve tener éxito si no puedes cantar una canción y no puedes bailar, y no puedes disfrutar y no puedes amar; de qué sirve tener éxito? ¿Por qué? ¿Para qué va a servir el éxito? Incluso si todo el mundo conoce mi nombre, ¿qué me va a aportar eso?".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

25 ene. 2011

Lo que llamas amor es sólo sexo

¿Por qué amo, luego odio y luego muestro indiferencia a la misma persona?

"Tushara, todavía no sabes lo que es el amor. Todavía no sabes que muchas otras cosas se hacen pasar por amor, te engañan...

Todavía no has amado; es sólo el apetito sexual en ti. Y lo llamo apetito intencionadamente. Cuando tienes hambre te interesa la comida. El aroma que llega de la cantina Vrindavan te atrae; todo lo demás se vuelve poco importante. Te encuentras yendo hacia Vrindavan. Una vez que has comido, todo interés en la comida desaparece, y si has comido demasiado, incluso te sientes repelido por la comida. Si has comido demasiado, más de lo necesario, sientes náuseas..., surge en ti una enfermedad. Y cuando estás saciado de comida, puedes pasar cerca de Vrindavan: no hueles los aromas, puedes seguir pensando mil y un pensamientos y puedes permanecer indiferente a la comida.

Tu amor no es más que apetito sexual. Por eso primero te sientes atraído, "muy enamorado". A esa atracción la llamas amor. Igual que la gente dice que adora los helados, así amas a la gente. ¿Pero cuánto tiempo puedes adorar un helado? Puedes comer, pero ¿cuánto?...

En primer lugar, piensas que amas, Tushara, pero eso no es amor; sólo un apetito físico, un fenómeno corporal, un fenómeno químico; no tiene nada que ver con el amor.

El amor es algo muy diferente. No tiene que ver necesariamente con el sexo. Puede que el sexo forme parte de él, puede que no forme parte de él. Puedes amar a una persona sin ninguna relación sexual. Eso es lo que llamamos amistad... La amistad es un amor más profundo que la relación sexual, porque la amistad da y no pide nada a cambio.

La relación sexual es una explotación mutua: estás explotando el cuerpo de la otra persona y él o ella está éxplotando tu cuerpo; ambos os estáis utilizando mutuamente. Pero como decir que es puro sexo parece feo, lo llamamos amor. Estaría bien que lo llamaseis simple sexo, sería verdad, sincero, y no surgirían problemas, porque entonces sabrías que es un apetito. Estás satisfecho un momento y luego, si la otra persona sigue exigiendo y tú sigues jugando el juego, habrá odio, porque sentirás repulsa. Y tarde o temprano te volverás indiferente, porque has explorado el cuerpo del otro y él ha explorado tu cuerpo: ya no hay nada nuevo, conocéis los territorios. Ahora ya no hay intriga, ya no hay misterio en el que entrar. Has acabado; surge la indiferencia.

Tushara, lo que llamas amor es sólo sexo. Llámalo sexo, no lo llames amor...

Lo primero, mi sugerencia: llámalo sexo puro y simple. Y no hay nada de malo en el sexo puro y simple; es natural. No hay necesidad de ocultarlo detrás de la hermosa palabra "amor"... Sé simple, sé auténtico, sincero. Si haces esto, la mitad del trabajo está hecho. Entonces un día serás capaz de ver la diferencia. Un día te enamorarás y verás que no es sólo atracción fisiológica, química, sino algo más elevado, algo superior: dos vibraciones que se armonizan, dos espíritus que se sienten juntos, dos seres que se sienten armoniosos.

Mis propias palabras son: si dos cuerpos se sienten atraídos mutuamente, es sexo; si dos mentes se sientes atraídas mutuamente, es amor; si dos almas se sienten atraídas mutuamente, es oración.

Y la oración es la forma más elevada. El sexo es la forma más baja. No consideres lo bajo como alto; de lo contrario permanecerás descaminado..."

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com/

24 ene. 2011

La vida sólo crece entrando en las tormentas. La vida sólo crece cuando te arriesgas, cuando te aventuras

Deseo hacerme sannyasin, pero con la mera idea un gran miedo se apodera de mi corazón. Es algo tan nuevo. Y además, no había venido aquí a hacerme discípulo, sólo había venido a ver a un amigo que es sannyasin.

"Pero te has quedado enganchando, ¡estás atrapado! Ahora te resultará muy difícil escapar. Siempre es difícil elegir lo nuevo, pero sólo viven los que eligen lo nuevo. Elegir lo viejo es elegir la muerte, no la vida. Elegir lo familiar es permanecer en la prisión de lo familiar. Elegir lo conocido es realmente evitar lo desconocido que está llamando a tu puerta...

¿Qué es ese pasado tuyo al que te aferras? ¿Qué tiene para que te aferres a él, excepto que te es familiar? Es todo sufrimiento, es todo tragedia. Pero la gente se aferra incluso a los sufrimientos si le son familiares: parecen amistosos. Incluso si la salud está llamando a tu puerta, no escuchas esa llamada; te aferras a tu tuberculosis, a tu cáncer, porque te son familiares; has vivido con ellos durante tanto tiempo que te parece casi una traición abandonarlos y volverte sano...

Pero recuerda: sólo viven los que eligen lo nuevo. La vida significa estar dispuesto a escuchar siempre el reto que llega de la fuente desconocida. Es peligroso, pero vivir es peligroso. El lugar más seguro y libre de riesgos del mundo es la tumba; ahí nunca sucede nada...

La vida sólo crece eligiendo los retos. La vida sólo crece entrando en las tormentas. La vida sólo crece cuando te arriesgas, cuando te aventuras.

Sannyas requiere valentía. El viejo sannyas no era peligroso... Era sencillo. Te ibas a un monasterio, vivías allí..., sin ser perturbado, sin ser distraído por el mundo. La meditación se volvía toda tu vida, sin ninguna distracción. Era una vida monótona...

Mi sannyas es mucho más complejo. Tienes que vivir en el mercado y, no obstante, vivir como si estuvieras viviendo en un monasterio. Tienes que aceptar todas las distracciones de la vida y, sin embargo, permanecer sin distraerte. Tienes que estar en el mundo y no ser del mundo...

Es la vida la que te da agudeza, de otro modo tu espada nunca estará afilada. Es la lucha con la vida lo que provoca que todas las fuentes de tu talento salgan a la superficie. Tienes que ser inteligente para sobrevivir. En el monasterio estás protegido por el monasterio, por la secta, por la iglesia. No necesitas hacer ningún esfuerzo para sobrevivir. Te dan comida, te dan vestimentas, y sólo tienes que hacer algo de oración, canturrear un poco, y tienes que repetir, como un loro, las palabras de otros...

Mi sannyas es el fenómeno más complicado que ha sucedido nunca en la Tierra, porque no digo que tienes que dejar el mundo. Te digo que vivas en él; date el gusto, ámalo, disfrútalo, profundiza todo lo que puedas para que se agudice tu inteligencia, se provoque tu vida; para que tus energías latentes se vuelvan dinámicas, fluidas. Y sin embargo, mantente centrado en tu ser: un observador desde la colina. Sigue siendo un actor y deja que la vida sea sólo una representación en la que estás desempeñando un cierto papel. Pero no te identifiques con el papel. Recuerda continuamente que es un papel. Que eres un carpintero o un médico o un ingeniero o un profesor, marido, esposa, padre, hijo... Todo eso son papeles, y la Tierra es un gran escenario y hay una gran representación en marcha. Dios es su autor y su director, y vosotros sois sólo actores, participantes. Cuando cae el telón, vuestros papeles desaparecen. Volverás a ser un ser puro, no serás el papel que habías representado.

Hay que transformar el mundo en una oportunidad para recordarte a ti mismo, para el autorecuerdo. Por eso sannyas es arduo. Y sé que todo el mundo duda antes de dar el salto. Pero si ha surgido el deseo, si existe el anhelo, no lo mates, porque eso será suicida. Experimenta con ello, explora esta nueva dimensión. Has vivido de una manera; ¿qué sentido tiene seguir repitiéndola una y otra vez? Vive también este nuevo estilo...".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

Si vives cada momento en su totalidad, no hay sueño posible

"Un buda está despierto
incluso cuando está dormido.
No tiene compartimentos en su ser.
No es muchos, es uno.
Al ser uno
y al no estar apegado a las memorias
y a los anhelos de futuro,
el presente le basta,
por eso vive cada momento en su totalidad;
no sigue viviendo parcialmente.
Lo único que muestran tus sueños
es que vives parcialmente
y tienes que vivir en tus sueños
las partes no vividas.
Si vives cada momento en su totalidad,
no hay sueño posible".

Osho, Sueños. Atisbos del inconsciente
http://osho-maestro.blogspot.com

22 ene. 2011

Siempre que suceda una muerte, acércate, implícate, permítela y deja que te ocurra a ti

"Cuando la muerte suceda, permanece en silencio. ¡Observa!

En todo el mundo, cuando presentas tus respetos a un muerto te quedas en silencio, permaneces en silencio un par de minutos, sin saber por qué. Esta tradición tiene lugar en todo el mundo. ¿Por qué el silencio? La tradición tiene un sentido. Puede que lo desconozcas, puede que no seas consciente de que tu silencio puede llenarse de cháchara interior, o puedes hacerlo como si se tratase de un ritual, depende de ti. Pero el secreto está ahí. Ése no es el momento de hablar acerca de la muerte, es el momento de estar con ella.

Mueres incluso en la muerte de un extraño. Siempre que suceda una muerte, acércate, implícate, permítela y deja que te ocurra a ti. Cuando tu padre agonice, cuando su respiración se haga difícil, siéntelo y empatiza con él. Siente lo que él siente, conviértete en él y deja que la muerte también te suceda a ti. Saldrás muy beneficiado, inmensamente. Te sentirás agradecido a tu padre por su vida, y también por su muerte. Te ha dado mucho en vida y te ha dado todavía más al morir.

Cuando muera tu esposa, cuando muera tu hombre, permanece cerca. Siente el latido del corazón de un amigo moribundo, de un amante o de una amada. Deja que esa experiencia se convierta también en la tuya. Poco a poco, conociendo la muerte en sus muchos aspectos, acabarás reconociéndola como a una amiga, no como enemiga, como un gran descanso y relajación. No está contra la vida. La vida sólo es posible gracias a la muerte. Sin la muerte, la vida no sería posible.

Cuando una rosa desaparece al anochecer y caen sus pétalos, siéntate ahí y medita. Siéntete flor, con sus pétalos cayendo. A primera hora de la mañana, cuando sale el sol y desaparecen las estrellas, siéntete desaparecer con todas las estrellas. Y cuando el sol se haya alzado y las gotas de rocío empiecen a desaparecer de las briznas de hierba, siéntete desaparecer como el rocío. Siente la muerte de tantas maneras como te sea posible. Conviértete en una gran experiencia de muerte".

Osho, El libro de la vida y la muerte
http://osho-maestro.blogsopt.com

21 ene. 2011

Si puedes causar un dolor de cabeza también puedes causar un cáncer

"La gente proyecta. Una vez vino un hombre. Vino con una bolsa. Yo no sabía lo que había en la bolsa. Me tocó los pies y la bolsa estaba en su mano, así que la bolsa también tocó mis pies. Yo pensé que fue algo accidental, pero resulta que el hombre llevaba en la bolsa una botella con agua, y no fue accidental. Él quería que mis pies tocaran la botella, pero yo no me di cuenta de lo que estaba haciendo. Unos días más tarde volvió y me dio las gracias, y estaba muy agradecido. Me dijo: Tú has curado mi enfermedad. Yo le pregunté: ¿Qué enfermedad? No sé de qué enfermedad me hablas. Entonces él me contó: Durante muchos años he sufrido intensos dolores de cabeza, una especie de jaquecas, y la última vez que vine traje una botella de agua que hice que tocara tus pies. El caso es que yo he estado bebiendo del agua de la botella que tú tocaste durante unos días y el dolor de cabeza ha desaparecido por completo.

¿Qué puedo hacer ahora? Si le digo que se trata simplemente de su propia magia, que ha sido él quien lo ha hecho, que en realidad es una autohipnosis, puede que los dolores de cabeza regresen; tú siempre estás creyendo en alguien porque no puedes creer en ti mismo... Ese hombre estaba curado. En primer lugar, él mismo debe haber causado su dolor de cabeza; porque un verdadero dolor de cabeza por causas físicas no se puede curar así, sólo un dolor de cabeza falso, psicológico; en primer lugar el dolor de cabeza era una hipnosis; en segundo lugar, él lo ha curado. Pero este hombre es peligroso, porque si puedes causar un dolor de cabeza también puedes causar un cáncer. Proyectas cosas...

En cierta ocasión un conocido se quedó a pasar la noche en mi casa y dormimos en la misma habitación. Por la noche debo haber ido al servicio y él debía estar muy adormecido, medio dormido y medio despierto. Entonces miró a mi cama y vio que no había nadie. Luego debió haberse quedado dormido durante unos segundos. Y cuando regresé a la cama volvió a mirar otra vez. ¡Yo estaba ahí! Así que pensó que yo había desaparecido durante unos segundos. Saltó de la cama, me agarró de las piernas y dijo: Yo sé que tú has hecho el milagro; pero dime, ¿cómo lo has hecho? Ahora nunca me separaré de ti. ¡Tú eres el verdadero maestro! Así que le dije: Está bien. Nunca te separarás de mí; pero por lo menos déjame también opinar a mí si me gustaría que tú estuvieras siempre conmigo o no; porque tú por lo visto eres tonto. Pero el hombre dijo: No, no intentes escapar. No voy a separarme de ti. He visto el milagro: es justo lo que esperaba. Me había dicho a mí mismo que elegiría el maestro que pudiera desaparecer. Y tú lo has hecho. ¡Lo he visto con mis propios ojos!.

La mente es un juego muy sutil. Puedes oir cosas que no estoy diciendo; puedes creer que estoy haciendo cosas que yo no estoy haciendo; te puedes engañar a ti mismo. Tú te autoengañas...

Siempre habrá babas, siempre, porque hay tontos, y los tontos los necesitan, satisfacen una necesidad especial.

¿Qué hacer entonces? Sólo puedes hacer una cosa. Deja que la necesidad desaparezca de tu interior. No proyectes. No permitas que las creencias se establezcan en tu mente. Limpia la mente cada día, como uno limpia la casa; el polvo se está posando durante todo el día, lo limpias por la tarde, y de nuevo por la mañana. Por la noche no has hecho nada, pero el polvo también se posa por la noche, así que por la mañana vuelves a limpiar. Limpia tu mente continuamente de creencias, conceptos, teorías, ideas, ideologías, filosofías, doctrinas y escrituras. Tú simplemente limpia tu mente de la verborrea e intenta mirar a la realidad sin una mente dentro. Tan solo mira, una mirada pura, un mirar desnudo".

Osho, Zen. La hierba crece sola
http://osho-maestro.blogspot.com

17 ene. 2011

Descubre qué es lo que disfrutas en la vida, lo que te gustaría crear, lo que te gustaría ser

"Tienes que volverte un creador. Tienes que encontrar una creatividad que satisfaga tu libertad, de lo contrario, esa libertad estará vacía. Tienes que crear algo o bien descubrir algo. O sacas a la luz tu potencial, o vas hacia dentro y te buscas a ti mismo, pero tienes que hacer algo con tu libertad.

La libertad te da una oportunidad pero no es la meta. Te da la oportunidad de hacer lo que quieras. Ahora eres libre pero estás triste porque todavía no has aprovechado esa oportunidad. Podría ser la meditación, la música, la escultura, el baile, el amor, pero tienes que hacer algo con tu libertad. No te quedes sentado, si no, estarás triste.

La libertad tiene que ser una fuerza creativa en tu vida y no un tipo de libertad negativo. La primera parte es negativa: te liberas de la prisión, de las cadenas. Eso es lo que has hecho, pero ahora estás de pie bajo el cielo, completamente perdido...

Has soñado con la libertad sin pararte a pensar que conlleva una gran responsabilidad. Tienes libertad, pero no has satisfecho la responsabilidad. De ahí que te embargue cierta tristeza. Tienes la capacidad de destruir esa tristeza. Si has sido capaz de destruir tu esclavitud, tus cadenas, sin duda serás capaz de ser creativo. Si has sido capaz de destruir las prisiones, sin duda serás capaz de hacer o crear algo bello.

Mi experiencia me dice que a menos que te vuelvas creativo en algún aspecto, tu vida seguirá estando vacía y triste. Las únicas personas dichosas son las personas creativas...

Tendrás que disipar la oscuridad; de lo contrario, antes o después acabarás en alguna cárcel. No puedes seguir cargándote de tristeza. Transforma toda la situación y conviértete en una persona creativa antes de que la carga sea demasiado grande y te obligue de nuevo a algún tipo de esclavitud, de encadenamiento. Descubre qué es lo que disfrutas en la vida, lo que te gustaría crear, lo que te gustaría ser, lo que te gustaría que te definiera.

La libertad sólo es una oportunidad de encontrar una definición de ti mismo, una forma de ser verdadero, auténtico, y la alegría de hacer que el mundo que te rodea sea un poco mejor, un poco más bello, que haya más rosas, que sea más verde, que haya más oasis.

Esto me recuerda a Madame Blavatsky, la fundadora de la Sociedad Teosófica. Era una trotamundos y siempre solía llevar dos bolsas en las manos. Tanto si iba a dar un paseo por la mañana como si viajaba en tren, siempre llevaba esas dos bolsas. Y cuando estaba sentada en el tren, echaba por la ventanilla algo que había en la bolsa, lo echaba a la acera, a la calle.

La gente le preguntaba: "¿Por qué lo hace?".

Ella reía y decía: "Es una costumbre de toda la vida. Son semillas de flores. Es posible que nunca vuelva a hacer esta ruta, pero no importa. Cuando llegue la estación de las flores podrán verlas miles de personas que viajan cada día en esta línea de trenes, podrán ver sus colores. No me conocen, pero no importa".

Y añadía: "Hay algo innegable: estoy haciendo feliz a unas cuantas personas en algún lugar. De eso estoy segura. No importa que ellas lo sepan o no. Lo que importa es haber hecho algo que hace feliz a alguien. Pueden llegar unos niños, coger unas cuantas flores y volver a casa. Pueden llegar unos amantes y hacer guirnaldas con ellas. Sin que ellos lo sepan, formaré parte de su amor. Formaré parte de la alegría de los niños, de todo el que pasa por el camino y ve esas bonitas flores".

La persona que comprende que la libertad es simplemente la oportunidad de crear un mundo un poco más bello, de ser más consciente, no puede estar triste... Una libertad negativa es poco importante porque puede desaparecer. La libertad tiene que ser positiva".

Osho, No tienes nada que perder. En el camino hacia la verdad, la conciencia y la felicidad
http://osho-maestro.blogspot.com/

15 ene. 2011

Cuando uno quiere morir, debe elegir un momento propicio

"Yo tenía un amigo. Estaba enamorado de una mujer y ésta lo rechazó. Así que, como era poeta, por supuesto, pensó en suicidarse. Su familia estaba muy perturbada. Todos intentaron convencerlo; pero cuanto más lo intentaban, más se convencía de que se iba a suicidar. Eso ocurre. Como no sabía qué hacer, lo encerraron en la habitación. Empezó a darse cabezasos contra la puerta. Estaban muy asustados. ¿Qué hacer?

De repente se acordaron de mí y me llamaron. Fui allí. Estaba dándose cabezasos contra la puerta; estaba realmente furioso y completamente decidido. Yo me acerqué a la puerta y le dije: "¿Por qué montas todo este espectáculo? Si quieres suicidarte, hazlo. ¿Por qué tanto ruido? ¿Y por qué estás dándote cabezasos? Dándote cabezasos contra la puerta no te vas a matar. Así que, escúchame, demos un paseo. Podemos ir al río, hay un sitio muy bonito donde yo voy siempre a meditar. Si alguna vez me suicido, será en ese lugar. Ven conmigo, esta es una buena oportunidad".

Como yo no intentaba convercerlo de que no se suicidara, él se calmó. Dejó de golpearse. Se quedó realmente perplejo, no esperaba que un amigo suyo le ayudara a suicidarse. Así que le dije: "No seas idiota y abre la puerta, no hagas que se forme un corro de curiosos aquí. ¿Por qué hacer un espectáculo de todo esto? Simplemente ven conmigo y tírate al río. En el río hay una catarata, allí simplemente desaparecerás".

Así que abrió la puerta y me miró, estaba muy perplejo. Lo tomé de la mano y lo lleve a mi casa. Él me preguntó: "¿Cuándo vamos a ir?". Pero ya tenía un poco de miedo, yo estaba dispuesto así que era peligroso. Le contesté: "Esta noche es luna llena y no hay ninguna prisa. Cuando uno quiere morir, debe elegir un momento propicio. Iremos en plena noche, nos despediremos bajo la luz de la luna llena y luego tú podrás saltar". Cada vez tenía más miedo. Yo simplemente estaba haciendo tiempo.

Nos fuimos a la cama a las diez. Puse el despertador para las doce, y le dije que algunas veces no oía el despertador, que si él lo oía antes debía despertarme. En cuanto sonó el despertador, él lo apagó. Yo esperé unos minutos, luego le dije: "¿A qué estás esperando? Despiértame". De repente se enfadó y me preguntó: "¿Tú eres mi amigo o mi enemigo? Parece que quieres que me mate". Yo contesté: "Yo no estoy juzgando. Si tú quieres morir, yo soy un amigo, tengo que cooperar y ayudar. Si no quieres morir, es tu decisión, así que dime. Yo soy neutral. El coche está preparado, yo te llevaré al sitio; la noche es hermosa y ha salido la luna. Ahora depende de ti". Él me dijo: "Llévame a mi casa. No me voy a matar. ¿Quién eres tú para obligarme a matarme?".

Yo no estaba obligando a nadie; sólo hay que retrasar el momento, uno recupera la cordura".

Osho, Zen. La hierba crece sola
http://osho-maestro.blogspot.com

12 ene. 2011

Yo no conozco nada en esta vida que tenga la característica de la eternidad. Y el amor no es una excepción

"Estoy liberándote de todos tus condicionamientos y preparando al hombre del futuro que respetará a la mujer como su igual, que le permitirá desarrollarse al mismo nivel que él. Y no habrá ningún tipo de ataduras. Si dos personas pueden vivir enamoradas toda la vida, nadie se opondrá. No es necesario el matrimonio, y el divorcio tampoco. El amor debería ser un acto de libertad absoluta. Pero desde hace miles de años te han dicho que "Si realmente quieres a alguien, ese amor debe ser eterno". Yo no conozco nada en esta vida que tenga la característica de la eternidad. Y el amor no es una excepción.

De modo que no esperes que el amor sea eterno. Y eso hará que tu vida amorosa sea más bella, porque sabes que hoy estáis juntos, pero quizá mañana tengáis que separaros. El amor entra como una brisa fresca y fragante en tu casa, la llena de frescura y perfume, se queda hasta que así lo decida la existencia, y luego se va. No debes cerrar las puertas a esa brisa fresca o se quedará estancada.

La vida de la gente se queda estancada, es horrible, y eso sucede porque creen que el amor es eterno. Todo cambia en la vida. Y el cambio es hermoso; cada vez tienes más experiencia, más consciencia, más madurez".

Osho, Cierra los ojos y lánzate. Escucha el sonido de tu verdad
http://osho-maestro.blogspot.com/

11 ene. 2011

Un diálogo es un encuentro, un encuentro en amor, de dos seres intentando entenderse

"Dialogar no es simplemente hablar, no es discutir, no es argumentar, no es debatir. El diálogo tiene una cualidad diferente. Un diálogo es un encuentro, un encuentro en amor, de dos seres intentando entenderse. No intentando argumentar, no intentando discutir; se trata de una actitud muy afable. Dialogar es participar en el ser del otro: dos amigos o dos amantes hablando sin ningún antagonismo interior, sin intentar demostrar que tú tienes razón, y el otro se equivoca.

Esto es lo que ocurre cuando la gente habla: de una forma sutil, todos están constantemente intentando demostrar que tienen razón. Así el diálogo no es posible. Dialogar significa intentar comprender al otro con una mente abierta. El diálogo es un fenómeno raro y hermoso, ya que por medio del diálogo ambas partes se enriquecen. De hecho, cuando tú hablas, puede ser o bien una discusión --una lucha verbal entre dos opuestos en la que ambos intentan demostrar que tienen razón y que el otro está equivocado-- o bien un diálogo, lo cual es diferente. Dialogar no es definirse uno en contra del otro, sino darse la mano, ir juntos hacia la verdad, ayudarse el uno al otro a encontrar el camino. Es unidad, es cooperación, es un esfuerzo armonioso para encontrar la verdad. No es de ninguna manera una lucha, en absoluto. Es una amistad, es ir juntos en busca de la verdad, es ayudarse el uno al otro a encontrar la verdad".

Osho, Zen. La hierba crece sola
http://osho-maestro.blogspot.com

Si estás absolutamente alerta, todo es absolutamente nuevo

"Hay mucha gente cuya principal característica es el aburrimiento; hagan lo que hagan siempre están aburridos.

Puede que al principio... te enamoras de una mujer y no te aburres, pero al día siguiente, a la hora siguiente, al siguiente minuto, te encuentras aburrido. Es la misma cara, los mismos ojos; conoces la topografía y has recorrido la geografía. Ahora no hay nada. Se acabó. Te aburres.

Cada día sale el mismo sol y cada día sale la misma luna y cada día todo se mueve en la rutina circular; y tú te aburres... Parece que no hay nada nuevo...

He oído. Henry Ford estaba celebrando sus 50 años de matrimonio, sus bodas de oro. Era un hombre muy feliz. En muy escasas ocasiones, después de 50 años de matrimonio, uno sigue siendo tan feliz con su esposa como lo era al principio.

Alguien le preguntó: "Parece increíble y especialmente en América. Parece increíble que seas feliz todavía con la mujer con la que has estado casado durante 50 años. 50 años parecen casi 50 siglos. Parece que has estado casado desde siempre. 50 años, ¡toda una vida! ¿Y eres aún feliz? ¿Y estás todavía enamorado? ¿Cuál es el secreto?"

Henry Ford contestó: "Es la misma regla que utilizo al fabricar coches; sigo con el mismo modelo. Nunca he tratado de cambiar el modelo de coche y tampoco he tratado de cambiar de modelo de esposa. Pero ella es, cada día, nueva. Nunca ha envejecido y no me encuentro nada aburrido".

Así que el aburrimiento aparece porque desconoces cómo descubrir lo nuevo a cada instante. En cierto modo es verdad que el mismo sol sale cada día, pero no es el mismo. Si tienes ojos para ver, verás que nunca ha sido el mismo. El cielo es diferente, la poesía es diferente, el color es diferente. Nunca es el mismo. La atmósfera cambia a cada instante. Nunca nada ha sido siempre igual; en la existencia nada se repite, pero lo percibes como repetición porque no estás intensamente alerta.

Si te mantienes intensamente alerta, todo resulta nuevo. Si estás absolutamente alerta, todo es absolutamente nuevo...

Siempre que sientas que te estás aburriendo, sacude tu cuerpo. No has de sacudir el cuerpo de los demás, sino tu propio cuerpo; sacúdete. Abre tus ojos. Ponte alerta. Escucha de nuevo...

...sólo los seres humanos se aburren. ¿Por qué? Han perdido el rastro del flujo natural de la vida. Se han alejado de la vida. Cuanto más te alejas de tu esencia y de tu vida interior, más muertas parecen las cosas. Y entonces te aburres.

Regresa a casa; sé parte de la existencia, de los árboles y de las rocas y de los ríos, del cielo y del sol y de la luna y de los pájaros y de los animales. Vuelve a casa.

Y míralo todo como lo mira un niño: de forma fresca, juvenil".

Osho, El verdadero sabio
http://osho-maestro.blogspot.com/

8 ene. 2011

Todas las mujeres tienen que experimentar con diferentes hombres antes de casarse

"Cualquier hombre
necesita fijarse en muchas mujeres.
Todas las mujeres
tienen que experimentar
con diferentes hombres
antes de casarse.
Su experiencia les ayudará
a escoger a la persona adecuada
con la que podrán fundirse sin dificultad".

Osho, Cierra los ojos y lánzate. Escucha el sonido de tu verdad
http://osho-maestro.blogspot.com

7 ene. 2011

Tú estás completamente dormido

"Por lo general, piensas que estás perfectamente despierto. Estás en un error. Sólo un Buda, un Baal Shem, un Moisés, un Mahavira, están despiertos. Tú estás completamente dormido. Ahora mismo puedo oírte roncando, estás profundamente dormido. Sólo porque seas capaz de abrir los ojos no puedes pretender estar despierto. Eso no es suficiente para estar despierto.

Por ejemplo, un hombre se encuentra en coma. Respira, pero aunque respire, ¿puedes afirmar que está vivo? Casi vegeta. Sólo por respirar, nadie está vivo, y sólo por abrir los ojos, no estás despierto. Incluso un borracho caminando por la calle, camina con los ojos abiertos. ¿Puedes decir que está despierto? No está despierto en absoluto. El estar despierto es una cualidad interior de la consciencia; no tiene nada que ver con tener los ojos abiertos o cerrados..."

Osho, El verdadero sabio
http://osho-maestro.blogspot.com

6 ene. 2011

¿Por qué hablas de la muerte?

"La gente habla de la muerte, sin darse cuenta de que en este momento están vivos. La vida está aquí, antes conócela. ¡Vive totalmente! ¿Por qué hablas de la muerte?

La gente habla de lo que ocurrirá después de la muerte. Sería mejor hablar de lo que te está ocurriendo ahora mismo, después del nacimiento. Y cuando llegue la muerte, ya la afrontaremos. Primero afronta la vida que está aquí ahora; y si puedes afrontar la vida, también serás capaz de afrontar la muerte. Quien vive correctamente, morirá correctamente. Quien ha vivido una vida total, rica, de momento-a-momento, alerta y consciente, cuando llegue la hora de morir, por supuesto, lo hará de la misma forma. Cuando la muerte se convierta en el presente, él la vivirá. Pero la gente está más preocupada por la muerte que por la vida. Pero si no puedes conocer la vida, ¿cómo se supone que serás capaz de conocer la muerte? La muerte no está separada de la vida, es su culminación. Si te pierdes la vida, no serás capaz de ver la muerte. La muerte llegará, pero tú estarás inconsciente.

Y eso es lo que está ocurriendo. La gente muere en una profunda inconsciencia, en coma. Viven toda su vida en inconsciencia, y si tratas la vida con inconsciencia, ¿cómo se supone que serás capaz de ser consciente antes de la muerte? La muerte ocurrirá en un instante, y la vida es un proceso de setenta u ochenta años. Si ni siquiera en ochenta años has podido hacerte consciente, si ochenta años no han sido suficientes para hacerte consciente, ¿cómo vas a poderlo hacer en un segundo? Sólo una persona que ha vivido momento a momento será capaz de ver la muerte, porque si ha vivido la vida momento a momento, la muerte no se le puede escapar. Tiene claridad, una claridad tan intensa, que incluso en un instante, cuando venga la muerte, será capaz de verla. Quien ha sido capaz de ver la vida, automáticamente será capaz de ver la muerte, y entonces uno sabe que uno no es ni vida ni muerte. Uno tan sólo es el testigo".

Osho, Zen. La hierba crece sola
http://osho-maestro.blogspot.com

4 ene. 2011

El coraje es andar por caminos peligrosos

"El camino del corazón
es el camino del coraje.
Es vivir en inseguridad;
es vivir en amor y confianza;
es entrar en lo desconocido;
es abandonar el pasado
y permitir que venga el futuro.
El coraje es andar por caminos peligrosos:
la vida es peligrosa
y sólo los cobardes evitan el peligro.
Pero entonces ya están muertos.
Una persona viva,
realmente viva,
vitalmente viva,
se dirigirá siempre hacia lo desconocido.
Es peligroso,
pero se arriesgará.
El corazón
siempre está dispuesto a arriesgarse,
el corazón
es un jugador,
la cabeza es un comerciante.
La cabeza siempre calcula:
es astuta.
El corazón no es calculador.
Esta palabra "coraje" es preciosa,
muy interesante.
Su significado es vivir a través del corazón..."

Osho, Zen. La hierba crece sola
http://osho-maestro.blogspot.com

Estoy aquí para disfrutar de la oportunidad que se me ha sido dada; estoy aquí para ser agradecido y celebrar

"La creencia es una necesidad muy profundamente arraigada en la gente. ¿Por qué es una necesidad tan profundamente arraigada? Porque sin creencia todo te parece un caos; sin creencia no sabes por qué existes; sin creencia no puedes ver ningún significado en la vida. No parece que tenga sentido alguno. Te sientes como un accidente, sientes que no hay ninguna razón para que estés aquí. Sin creencia, surge la pregunta: ¿Por qué existes? ¿Quién eres? ¿De dónde vienes? ¿A dónde vas? Y no hay ni una sola respuesta; sin creencia no hay respuesta. Uno se siente como si no tuviera sentido alguno, un accidente en la existencia, absolutamente innecesario, no indispensable. Te morirás y no le importará a nadie; todo continuará. Sientes que te falta algo, un contacto con la realidad, una creencia. Para eso están las religiones: para proporcionar creencias, porque la gente las necesita.

Una persona sin creencia tiene que ser muy, muy valiente. Vivir sin creencia es vivir en lo desconocido, vivir sin creencia es una gran osadía. Es algo que la gente corriente no se puede permitir. Con demasiada osadía entra la angustia, se crea ansiedad. Esto es algo de lo que hay que tomar nota: la persona realmente religiosa no tiene creencia. Tiene confianza, pero no creencia, y entre estas dos cosas hay una enorme diferencia.

La creencia es intelectual. Es algo que tú necesitas, por eso la tienes. Existe porque tú no puedes vivir sin ella. La creencia te da un sustento con el que vivir; te da cierto significado, falso no obstante; te da un cierto estilo de vida, una forma de moverse, una dirección. Te hace sentir que estás en la autopista, no perdido en el bosque. La creencia te da cierta comodidad, hay más creyentes como tú; te haces parte de la masa. Y entonces no necesitas pensar por ti mismo, entonces ya no eres responsable de tu propio ser ni de lo que haces. Entonces puedes pasar la responsabilidad a la masa...

La confianza es algo completamente diferente. La confianza no es un concepto intelectual. La confianza es una cualidad del corazón, no de la cabeza. La creencia es un puente entre el individuo y la masa, y la confianza es un puente entre el individuo y el cosmos. La confianza es en Dios, y cuando digo "Dios", no me estoy refiriendo a ninguna creencia en Dios. Cuando digo Dios, simplemente me estoy refiriendo al todo.

La confianza es la profunda comprensión de que tú sólo eres una parte, una nota de una gran sinfonía, una pequeña ola en el océano. Confianza significa que tienes que seguir al todo, fluir con el todo, estar en armonía con el todo. Confianza significa: yo no estoy aquí como enemigo, yo no estoy aquí para luchar; estoy aquí para disfrutar de la oportunidad que se me ha sido dada; estoy aquí para ser agradecido y celebrar. La confianza no es una doctrina: no necesitas ser hindú, no necesitas ser mahometano, no necesitas ser jaina o sij. La confianza es un compromiso entre el individuo y el todo. La confianza te hace religioso --no hindú, no mahometano, no cristiano--, simplemente religioso... La confianza sólo tiene una cualidad: la cualidad de rendirse al todo; la cualidad de moverse a ritmo con el todo; la cualidad de no imponer al todo que te siga, sino simplemente dejarte llevar con el todo. La confianza es una transformación; la confianza es algo que tiene que ser ganado; la creencia es algo dado por nacimiento. Nadie nace en confianza, todo el mundo nace en creencia: hindú, o jaina, o budista...

La confianza es algo completamente diferente. La confianza no está en las palabras, en las escrituras. La confianza es hacia la vida: la energía que mueve el todo. Tú confías en ella y flotas con ella. Si te lleva al fondo del remolino, tú vas al fondo con el remolino. Si te saca con la corriente, tú sales con la corriente. Tú vas con ella, no tienes ninguna opinión propia acerca de ella. Si te pone triste, tú te pones triste. Si te hace feliz, tú te sientes feliz. Tú simplemente vas con ella, sin opinión propia, y de repente, te das cuenta de que has alcanzado un punto donde la bendición va a ser eterna. También en tu tristeza te sentirás bendecido, porque no es asunto tuyo. El todo lo está haciendo de esa forma y tú vas con él. Que viene felicidad...está bien. Que viene tristeza...está bien. Para ti simplemente "está bien". Todo está bien. Eso es un hombre religioso: alguien que no tiene una mente propia. La creencia sí tiene una mente propia muy fuerte".

Osho, Zen. La hierba crece sola
http://osho-maestro.blogspot.com

1 ene. 2011

Resolver un problema, en realidad, no es resolverlo, sino comprenderlo

"El problema es como una semilla
y la solución es como la flor que esconde la semilla.
Si eres capaz de comprender la semilla correctamente,
totalmente,
la solución ya está ahí.
Resolver un problema,
en realidad,
no es resolverlo,
sino comprenderlo.
La solución no es externa a él,
es intrínseca.
Está oculta en él.
Así que no busques soluciones,
simplemente observa el problema con atención.
Encuentra las raíces.
De hecho, ni siquiera hace falta cortar.
Una vez que lo has comprendido,
la propia comprensión se convierte en el corte de las raíces".

Osho, Zen. La hierba crece sola
http://osho-maestro.blogspot.com