23 jun. 2012

Los misterios son bellos. No hay que resolverlos, hay que vivirlos

"Todos nosotros estamos apegados a la cabeza.  
Ese es nuestro único problema.  
Sólo hay una solución: 
desciende de la cabeza al corazón 
y desaparecerán todos los problemas. 
Los crea la cabeza.  
De repente todo es claro y tan transparente 
que te sorprenderá ver 
cómo habías estado inventando problemas continuamente.
Los misterios permanecen, 
pero los problemas desaparecen. 
Los misterios abundan, 
pero los problemas se evaporan.  
Y los misterios son bellos.  
No hay que resolverlos, 
hay que vivirlos".

Osho, Meditaciones para acabar el día
http://osho-maestro.blogspot.com/