23 abr. 2013

A partir de este momento intenta ser cada vez más consciente, en todo lo que hagas, en todo lo que pienses, en todo lo que sientas

     "El hombre intenta alcanzar la dicha de todos los modos posibles, acumulando dinero, siendo poderoso, siendo respetable, siendo culto. Sin embargo, todas estas vías están destinadas a fallar. No te pueden proporcionar dicha. La dicha sólo llega de una manera y ésta es siendo más consciente. Cuanto más consciente seas, más dichoso serás; cuanto menos consciente, más infeliz.
     A medida que aumente la consciencia y disminuya la inconsciencia, te volverás dichoso, cada vez más dichoso. Comenzarás a abrirte como una flor. Somos como capullos, cerrados; a medida que llega la dicha te conviertes en una flor. En Oriente decimos que uno se convierte en un loto, en un loto de mil hojas. Todo el mundo lleva la semilla, el capullo, pero hace falta un gran esfuerzo para ser consciente. La inconsciencia ha sido tu hábito durante muchas vidas y casi se ha convertido en tu naturaleza.
     De modo que a partir de este momento intenta ser cada vez más consciente, en todo lo que hagas, en todo lo que pienses, en todo lo que sientas. Esas son las tres dimensiones. En todas esas tres dimensiones tienes que estar más vigilante, más alerta, ser más testigo. Entre esas tres surge la cuarta, el testigo; y esa es tu verdadera naturaleza.
     Una vez que hayas aprendido a crear el testigo, conocerás el arte secreto, conocerás la alquimia de transformar el oscuro continente de tu ser en luz".

Osho, Meditaciones para acabar el día
http://osho-maestro.blogspot.com/