1 abr. 2013

¿Cómo puedes ser feliz con tu mujer?

Pregunta:
Osho, ¿Podré llegar a ser feliz con mi mujer?

Respuesta de Osho:
     "Eso es casi imposible. No es que a tu mujer le pase nada, es que la institución del matrimonio es espantosa, la institución en sí es antiamor. Niega la oportunidad al amor a florecer dentro de ti. El matrimonio es un invento de quienes no quieren que la Tierra se llene de flores de amor...
     No puedes ser feliz con tu mujer mientras no la respetes como persona, y no como esposa. No podrás ser feliz mientras no aceptes su independencia, la libertad de ser ella misma. Al hombre le han enseñado a poseer, y la mujer es una posesión más...
     Si la mujer es una propiedad, evidentemente, ¿cómo pretendes ser feliz con ella?Estás insultándola, estás humillándola... Acabará vengándose... Hará que tu vida sea un infierno constante.
     El hombre ha dominado la sociedad desde hace demasiado tiempo, reduciendo a la mujer a un objeto.  Ahora esto ya no es posible. La mujer tiene los mismos derechos que el hombre; ella también merece el respeto, es un ser humano y no pertenece a nadie. El marido y la mujer, como mucho, son amigos, pero nada más. Y no puedes dar por hecho que siempre estará contigo porque nunca se sabe. No sabes qué ocurrirá mañana. Mañana puede ser tuya o no. Hay que aceptar el riesgo; sólo así puede haber felicidad en una relación. Si se trata de una relación libre, si hay libertad, habrá felicidad...
     Si tu amor te conduce a la libertad, tu amor será una bendición; si te conduce hacia la esclavitud, no es una bendición, sino una maldición.
     A un hombre le preguntan en el aniversario de su boda si su matrimonio ha resultado mejor o peor de lo que él esperaba.
     - Bueno -dijo el hombre-, al principio creía que nuestro matrimonio era un acuerdo al cincuenta por ciento. Y ha sido así, pero no exactamente como yo creía. Mi mujer se ha quedado con los primeros cincuenta años, y a mí me tocan los segundos.
     Este es el tipo de acuerdos que siempre hay entre marido y mujer. Son pactos. Pero no surgen del amor. Los dos están tratando de sacar el máximo posible dando lo menos posible...
     Los maridos y las mujeres se protegen del otro, están en guardia, alerta. No son amigos, sino enemigos. Tratan de demostrar quién manda de todas las formas posibles.
     ¿Cómo puedes ser feliz con tu mujer? Si eres un marido no podrás ser feliz...
     La mujer y el marido deberían llegar a un acuerdo más equilibrado. Están juntos para alegrarse la vida; no para pelearse, para quejarse y destrozarse mutuamente, sino para mejorar al otro de todas las formas posibles: físicas, psicológicas, espirituales. El amor debería ser un viaje, una peregrinación a lo supremo...
     El amor no es una exigencia, el amor es una profunda comprensión. No puedes demandarlo; es algo que das por la felicidad absoluta de hacerlo. Y sin duda vuelve, vuelve multiplicado; pero no puedes exigirlo".

Osho, Ven otra vez, ven. Celebrando la alegría de la vida
http://osho-maestro.blogspot.com/