4 jun. 2013

Cada vez que veas a una persona irascible recuerda que, por alguna razón, su energía se ha desviado del amor, en algún punto, ha tomado un camino equivocado, y por eso está llena de ira

     "Nunca reprimas nada ni crees bloqueos en tu ser. Nunca te vuelvas demasiado sólido. No te quedes congelado; fluye, deja que tu energía fluya continuamente...
     Una persona reprimida tiene en su interior energía contenida, energía estancada, y si la energía no se canaliza en las direcciones correctas, puede volverse destructiva para uno mismo, suicida. Si por ejemplo, tu energía no fluye hacia el amor, se convertirá en ira; se volverá amarga. Cada vez que veas a una persona irascible recuerda que, por alguna razón, su energía se ha desviado del amor, en algún punto, ha tomado un camino equivocado, y por eso está llena de ira. No es que se enfurezca contigo, sino que hay ira dentro de ella; tú no eres más que una excusa. Está furiosa porque su energía está bloqueada y su vida parece no tener sentido. Ése es el origen de su rabia.
     Si no quieres estar frustrado, desecha la esperanza, y entonces desaparecerá la frustración. Y si de verdad quieres crecer como ser humano, nunca reprimas nada. La vida es un fenómeno energético. Disfruta de la energía: baila, canta, nada, corre..., deja que la energía fluya por todo tu ser, deja que se extienda a cada una de tus células. Déjala que fluya. Y una vez que formes parte de este flujo, el florecimiento llegará con facilidad...
     ...tienes que deshacerte de todos los bloqueos que la sociedad te ha impuesto.
     Por eso insisto tanto en la práctica de métodos dinámicos, porque deshacen las obstrucciones. Si estás furioso, grita, chilla. No hay necesidad de que grites a nadie; una almohada servirá. Golpea la almohada, salta sobre ella, mátala. No hay necesidad de que mates a nadie; la mera idea de que estás matando a la almohada será suficiente, el simple hecho de que te sumas en la ira, de que le des rienda suelta, será suficiente para romper el bloqueo. Si quieres matar a alguien, o si quieres enfurecerte con alguien, nunca te sumirás en ello totalmente, es imposible, porque la otra persona se sentirá ofendida o resultará herida, y tú eres un ser humano, que tiene también compasión y amor; de modo que te contendrás.
     Golpea la almohada. Toma un buen cuchillo y mátala, y cuando esté muerta, entierra su cuerpo y pon fin al asunto. De repente sentirás que algo se ha disuelto en tu interior. Se ha quitado de en medio una roca. Chilla, salta, corre".

Osho, El libro del Yoga II, Más allá del espacio, el tiempo y el deseo
http://osho-maestro.blogspot.com/