29 jun. 2013

Si quieres transformarte a ti mismo, debes conocer tu realidad. No puedes cambiar una ficción

     "Ten conocimiento de lo que es real, tu realidad, porque sólo una realidad se puede cambiar. Si quieres transformarte a ti mismo, debes conocer tu realidad. No puedes cambiar una ficción. Eres violento y piensas que eres no-violento: entonces no hay ninguna posibilidad de transformación...
     Primero conoce la realidad tal como es. ¿Cómo conocer la realidad? Percíbela sin tus interpretaciones... Ha llegado tu criado: considera cómo miras a tu criado. Tu jefe ha entrado en la habitación: considera cómo miras a tu jefe. ¿Es la mirada la misma cuando miras a tu criado que cuando miras a tu jefe? ¿Son tus ojos los mismos o hay alguna diferencia? Si hay alguna diferencia, eres una persona violenta.
     No miras personalmente al hombre, al ser humano; tu mirada es una interpretación. Si es rico lo miras de cierta manera; si es pobre lo miras de manera diferente. Tu mirada se vuelve económica. No estás mirando al hombre que hay delante de ti; estás mirando a algún saldo bancario. Y si el hombre es pobre, tu mirada contiene una violencia sutil, una mirada degradante, insultante. Si el hombre es rico tienes un sutil aprecio, un beneplácito. Siempre hay una profunda desazón en todo lo que haces.
     Observa tu desazón. Estás enfadado con tu hijo o con tu hija, y dices que estás enfadado por su bien, por consideración a él o a ella. Ve hasta el fondo del asunto; considera si eso es verdad. Tu hijo ha sido desobediente y estás enfadado. Dices que quieres que cambie, porque ese es por su propio bien. Mira dentro de ti  y considera la realidad. ¿La realidad es que estás pensando en su bien, o es simplemente que te sientes insultado porque te ha desobedecido a ti? Te sientes herido porque te ha desobedecido. Tu ego está herido porque te ha desobedecido...
     Entra en el fondo de ti mismo, observa la realidad, considéralo..., y sé auténtico. Si en realidad estás ofendido por su desobediencia, ten muy claro que estás ofendido y que te sientes herido, y que por eso estás enfadado. Esto es ser auténtico.
     Entonces puedes hacer muchas cosas para producir en ti un cambio, porque las realidades se pueden cambiar; las ficciones no se pueden cambiar. Entra en ti y observa todo lo que haces o piensas. Descubre la realidad, y no dejes que las interpretaciones y las palabras la coloreen, la embellezcan...
     ...cuanto sepas lo feo que eres, cuanto sepas lo violento que eres, cuanto más te adentres en tu realidad y tomes consciencia de las tonterías que estás haciendo, más te ayudará esta consciencia. Y con el tiempo tu fealdad se marchitará, desaparecerá, porque si eres consciente de tu fealdad, no puede continuar".

Osho, El Libro de los Secretos
http://osho-maestro.blogspot.com/