2 sept. 2016

Cuando amas a alguien, ¿le preguntas primero a la persona? ¿Le pides permiso primero a la persona? El amor simplemente sucede.

"Un discípulo no se hace, uno tiene que llegar a serlo. Cuando amas a alguien, ¿le preguntas primero a la persona? ¿Le pides permiso primero a la persona? El amor simplemente sucede. El amor ni obedece ninguna orden ni pide ningún permiso, ni cree en ningún estilo o métodos.

¿Qué es el discipulado?
Es el más alto, el más profundo nombre del  amor. Si tú deseas amarme, ¿cómo puedo detenerte? Si viertes lágrimas de amor por mí, ¿cómo puedo detenerte? Y si te zambulles en lo que llamo meditación, ¿cómo puedo detenerte? A cualquiera que desea ser un discípulo, nadie puede detenerlo…

Ahora, si estás enamorado, conviértete en discípulo. No es incluso algo para hablar de ello. Ahora, ni siquiera está la necesidad de permitir que alguien lo sepa: si es tu sentir, sé un sannyasin. Ahora, toda la responsabilidad es tuya. Ésta es la muestra de ser maduro. ¿Cuánto tiempo puedo caminar a tu lado, tomándote de la mano? Antes de que mis manos sean retiradas, tengo que soltar tus manos por mi propia cuenta, de modo que puedas valerte por ti mismo --confiando en tus propias manos, tu propia responsabilidad--  y caminar.

Yo estoy contigo, mis bendiciones están contigo, pero ahora no te daré explicaciones acerca de convertirte en sannyasin ni te pediré que medites. Ahora, sólo explicaré esto: lo que es la meditación. Si tan sólo esto puede provocar una sed en ti, entonces medita. Ahora, no te diré que ames. Ahora, únicamente te describiré el amor y todo lo demás. Si ninguna canción brota en tu corazón  --incluso al escuchar la descripción única y misteriosa del amor--  entonces nada surgirá tampoco al exigírtela. Y si surge una canción, entonces no es cuestión de dar y de tomar: puedes ser un discípulo, puedes meditar, puedes volverte un sannyasin, puedes lograr la iluminación, puedes alcanzar el tesoro supremo de esta vida que hemos llamado moksha, la liberación suprema.

Pero ahora tú tienes que hacer todo esto. Se han ido los días en que alguien te daba un empujón por detrás. Ahora, eres completamente libre. Tu propio deseo, tu propia alegría, tu propio éxtasis son los factores que deciden".

Osho, The Diamond Sword