26 nov. 2016

La meditación que yo enseño implica una gran actividad.

"La meditación que yo enseño implica una gran actividad. De modo que surge la pregunta: "Si tengo que aprender la no-acción, ¿para qué respirar profundamente? ¿Por qué saltar y bailar? ¿Por qué chillar y gritar? ¿Por qué hacer todo ese esfuerzo?". En la no-acción está la meditación; pero yo te estoy diciendo que hagas tantas cosas porque estás lleno de actividad y no puedes estar inactivo a menos que estés exhausto, a menos que hayas eliminado toda tu actividad. Primero debes agotar toda tu actividad. Cuando estés tan agotado que tú mismo sientas que ya no quieres hacer nada... El mero hecho de que yo te diga que no hagas nada no servirá. Incluso si haces que tu cuerpo esté inactivo, tu mente seguirá estando activa, porque la energía que ha estado yendo al cuerpo se desviará a la mente. Por eso digo que lleves tu actividad a tal punto que todas las células de tu cuerpo comiencen a gritar "¡Basta!". Todo tu cuerpo te pedirá que pares, e incluso tu mente estará tan agotada que te pedirá descansar. Y sólo cuando todo tu ser pida un descanso ocurrirá la meditación.

De modo  que las tres primeras etapas no son etapas de meditación, son una preparación para la meditación. La cuarta etapa es la meditación; cuando digo "¡Para!" y te quedas completamente inactivo...

De modo que sentí que cuando la gente está llena de mucho movimiento y actividad necesita eliminarlo y por medio de una catarsis. Cuando estaba enseñando a la gente a hacer meditación  en silencio, sólo el cinco o siete por ciento podía entrar en ella.  Ahora, primero intento crear una tensión en ti, te pongo en actividad. He descubierto que ahora, en vez del siete por ciento, el setenta por ciento es capaz de relajarse...

Hasta que el samadhi se convierta en su estado natural de ser, el buscador tendrá que practicar continuamente la no-acción y la fusión sin esfuerzo en la meditación...

No te conformes hasta que tu meditación se vuelva tan natural y espontánea como la respiración. Tu meditación debe continuar incluso cuando estés dormido".

OSHO, Diálogos con el Señor de la Muerte
http://osho-maestro.blogspot.com/