6 jul. 2009

El hombre está tan mutilado que es un auténtico milagro que siga existiendo

Ahora me siento más abierto, y mis emociones pasan de un extremo a otro muy a menudo; a veces, incluso en un mismo día.

"Da rienda suelta a tus emociones, porque llevas toda la vida reprimiéndolas. Así que deja que broten y pronto desaparecerán los extremos. Es como si alguien hubiera estado ayunando durante unos días y tú lo invitaras a un festín. No dejaría de comer y comería en exceso, hasta el punto de empezar a vomitar. Pero no puede seguir así siempre. Si se le permite comer, pronto las cosas volverán a su lugar.

Toda la humanidad vive hambrienta, hambrienta de mil cosas. No se ha permitido el amor, no se ha permitido el sexo, no se ha permitido el enfado, no se ha permitido la risa, ni se ha permitido el llanto. El hombre está tan mutilado que es un auténtico milagro que siga existiendo. ¿Por qué no está todo el mundo loco? Es una buena pregunta. ¡La cuestión no es por qué algunas personas están locas, sino por qué no está todo el mundo loco!

La situación es tal que cuando te ríes por primera vez después de muchos años, o incluso después de muchas vidas, la risa llega a su extremo. Como se la ha reprimido durante tanto tiempo, explota. Cuando empiezas a gritar y a llorar, no hay forma de parar, parece que nunca fueras a acabar. Pero deja que ocurra, y pronto todo se estabilizará, porque el camino de la naturaleza no es ser extremo.

El camino de la naturaleza es justo el del medio, la medida áurea... De modo que, durante unos días..., deja paso a todo lo que ocurra y concéntrate en ello. Y no trates de pensar en ideales. Por ejemplo, si estás triste y lloras y las lágrimas surcan tus mejillas, no pienses qué es lo que va a pensar la gente. Llevan diciéndote desde pequeño que no seas mariquita, que seas un hombre, que eso está bien en las chicas, pero no en los chicos. Sé duro, sé fuerte.

De modo que uno se vuelve duro y pierde su corazón tierno. Pierde la capacidad de llorar, que es algo realmente bello. Los ojos que son incapaces de llorar desconocen la poesía, y el corazón que es incapaz de llorar desconoce el misterio. Además si no puedes llorar, no podrás reír, las dos cosas van juntas, son las dos caras de una misma moneda. Así que si reprimes el sollozo y el llanto, reprimirás la risa...

Tú no estás en este mundo para cumplir las expectativas de nadie. La sola y única responsabilidad que tienes es llegar a ser tú mismo, convertirte en quien eres. Y eso sólo será posible si desarrollas todas las potencialidades que hay en tu interior, sin reprimirlas, abiertas, flotando".

Osho, Cara a cara con Osho. El martillo en la roca
http://osho-maestro.blogspot.com/