1 jul. 2009

Si tu llama de la vida no está ardiendo, ¿cómo puedes encen­der las llamas apagadas de los demás?

"Un ciego no puede ayudar a otro ciego. Los que están dando tumbos en la oscuridad no pueden ayudar a los demás a en­contrar la luz...

Si tu llama de la vida no está ardiendo, ¿cómo puedes encen­der las llamas apagadas de los demás? Tienes que estar ardiendo para lograr que los demás ardan. Tienes que ser rebelde para ex­tender la rebelión a tu alrededor. Si estás ardiendo, si estás en lla­mas, puedes originar un gran fuego que se extienda más allá de tu vista. Pero antes tienes que estar en llamas.

El ciego que guía a otro ciego... el místico Kabir dice que am­bos caen en el pozo...

Para llevar a un ciego al médico tienes que tener ojos, no hay otra posibilidad. Sólo puedes compartir con los demás lo que tie­nes. Si eres infeliz, compartirás tu infelicidad. Y cuando dos infe­lices se juntan, no sólo se dobla la infelicidad, sino que se multi­plica. Lo mismo ocurre con tu dicha, con tu rebelión y con todas las expe­riencias.

Antes tendrás que ser el modelo de lo que quieres que sea el mundo. De­berás pasar la prueba de fuego para de­mostrar tu filosofía de la vida con tu ejemplo. No basta con discutir sobre ello. El razonamiento y la discusión no sirven para nada, sólo tu experien­cia puede dar a los demás una prueba del amor, la meditación, el silencio y la religiosidad.

No intentes ayudar a nadie sin an­tes experimentarlo tú mismo, porque sólo los confundirás aún más. Ya están confundidos. El bagaje de los siglos ha confundido a todo el mundo. Y sería muy ama­ble por tu parte no ayudar, porque puede ser arriesgado; tu ayu­da podría poner a la otra persona en un serio peligro.

Antes debes haber hecho el camino y saber perfectamente adónde conduce, sólo entonces podrás cogerlos de la mano y en­señarles el camino".

Osho, Compasión. El florecimiento supremo del amor
http://osho-maestro.blogspot.com/