10 feb. 2010

Cada momento en sí mismo es una meta... Disfruta cada momento como si ya hubieses llegado

"Para mí no hay ninguna diferencia entre lo mundano y sagrado. Es el mismo universo. No hay dos universos. Sí, puedes mirar al universo de forma mundana o de forma sagrada. La diferencia no está en los dos universos, sino en la forma de verlos. Tengo la sensación de que cuanto más alegre seas, más vital, más lleno estés de amor, risa, música y baile, más se volverá tu viaje una peregrinación enormemente bella.

Y puesto que no hay ninguna meta... La vida es eterna, por lo tanto no puede haber una meta. La idea de la meta se contradice con la idea de la vida eterna. Si la vida es eterna, entonces deberás disfrutar cada momento como si hubieses alcanzado la meta. Cada momento en sí mismo es una meta. No esperes a celebrarlo cuando llegues a la meta. Ese tipo de meta no existe. Disfruta cada momento como si ya hubieses llegado. Siempre es como si hubieses llegado, siempre estás llegando".

Osho, No tienes nada que perder. En el camino hacia la verdad, la conciencia y la felicidad
http://osho-maestro.blogspot.com/