7 feb. 2010

A menos que el viaje que conduce al infierno demuestre resultar totalmente fútil, no podría iniciarse ningún periplo hacia el cielo

"Y de hecho, a menos que el viaje que conduce al infierno demuestre resultar totalmente fútil, no podría iniciarse ningún periplo hacia el cielo. Hasta que resulta totalmente claro que el camino que seguimos lleva al infierno, no tenemos claro cuál es el que lleva al cielo.

Las alegrías materiales funcionan como señales de alarma negativas en el sendero de la felicidad espiritual. Una y otra vez buscamos la felicidad a través de los placeres materiales, y una y otra vez fracasamos. Una y otra vez deseamos algo, y una y otra vez fracasamos a la hora de obtenerlo. Una y otra vez aspiramos, y una y otra vez retrocedemos.

Hay una historia griega acerca de Sísifo... Sísifo es castigado por los dioses a tener que empujar una piedra hasta la cima de una montaña. Y la otra mitad del castigo es que tan pronto como llega a la cima -cansado, sudoroso y jadeante a causa de su carga- la piedra resbala de sus dedos y vuelve a caer rodando hacia el valle. Sísifo vuelve a bajar, y lleva de nuevo la roca hasto lo alto de la montaña, y vuelve a suceder lo mismo, una y otra vez, una y otra vez. Este castigo continúa, repitiéndose eternamente...

Podrías pensar que está loco: ¿por qué no abandona esa idea y se queda donde está? Si realmente lo comprendéis así, entonces la religiosidad no tardará en manifestarse en vuestra vida.

Todos somos Sísifos. Nuestras historias, nuestras montañas y nuestras piedras pueden ser distintas, pero todos somos Sísifos. Hacemos lo mismo una y otra vez. Y una y otra vez resbala la roca desde la cima de la montaña y cae hacia el valle, pero la mente humana es muy extraña, y no deja de consolarse, repitiéndose: "Parace que algo no acabó de funcionar esta vez, pero la próxima vez todo irá bien". Y vuelta a empezar. Si ese tipo de error se cometiese sólo durante una o dos vidas, sería tolerable, pero quienes saben dicen que lleva sucediendo desde hace infinitas vidas".

Osho, Guerra y paz interiores
http://osho-maestro.blogspot.com/