16 feb. 2010

Nunca estés esperando que el otro cambie. En todas las relaciones empieza tú a cambiar

Soy un hombre casado con tres hijos y todos los pro­blemas de la vida conyugal. Mi esposa se me tira constantemente al cuello. Estamos juntos sólo por los niños; aparte de eso, cada momento es una pesadilla. ¿Existe alguna posibilidad de escapar de este infierno?

"...El infierno está aquí, el cielo está aquí. El infierno y el cielo son tus formas de ser. Son maneras de vivir. Puedes vivir de forma que toda tu vida sea una bendición. Pero no sigas echándole la responsabilidad a tu esposa. En primer lugar, tú la has escogido. ¿Por qué has escogido una mujer que se te está ti­rando al cuello constantemente?

¿Y crees que si te divorcias no escogerás otra vez una mujer del mismo tipo?...¿Crees que tu mu­jer te está haciendo desgraciado? Escogiste a esta mujer porque querías vivir con sufrimiento... A menos que abandones por completo tu vieja mente, sólo te sentirás atraído por el mismo tipo de mujeres...


Y si la vida es tan horrible, ¿por qué has tenido tres niños? ¿Quién es él responsable de eso? ¿Por qué has traído tres almas al horrible mundo de tu familia, a la pesadilla que estás viviendo? ¿Por qué? ¿Es que no puedes sentir amor hacia tus hijos?

La gente sigue reproduciéndose sin pensar en absoluto en lo que están haciendo. Si tu vida es un infierno tal, al menos podías haberles evitado a tus hijos el caer en la trampa de tu desgracia. ¡Los habrías salvado! Ahora, esos tres niños están siendo educa­dos por dos personas como tú y tu mujer. Aprenderán tus formas y tus maneras... Esos ni­ños perpetuarán, mantendrán la continuidad de ese estúpido modo de vivir, de esa desgraciada forma de vivir...


La vida todavía se pue­de cambiar; pero no esperes que sea tu mujer la que cambie. Esta perspectiva está equivocada.
Cambia tú... Cambia radicalmente, vuélvete una persona nueva y te sorprenderás. Cuando te vuelves una nueva persona, tu esposa se volverá una nueva persona... ella verá que si tú puedes cambiar, ¿por qué ella no? Nunca estés esperando que el otro cambie. En todas las relaciones empieza tú a cambiar.


La vida todavía puede convertirse en un paraíso; nunca es demasiado tarde. Pero se necesita un gran coraje para cambiar. Todo lo que es realmente necesario es un poco más de conscien­cia. Desautomatiza tu comportamiento; observa lo que has esta­do haciendo hasta ahora...


No pienses que sólo tu mujer es responsable... Empie­za a cambiar tu vida. Dale a la pobre mujer la sensación de que es importante... ¿Sabes que en la vida la mayor necesidad es el sentirse nece­sario? Y a menos que una persona sienta que él o ella son necesa­rios, sus vidas permanecerán sin significado, como un desierto.

Ríete con ella, escuchad música juntos, iros de vacaciones. Acaricia su cuerpo... Si amas a una persona, ¡inmediatamente la persona se vuelve hermosa! El amor es un proceso muy alquí­mico. Mira a la persona con ojos amorosos y de repente verás cómo cambia su aura, que su cara se vuelve radiante...

El amor es un milagro, el amor es mágico. Todavía no es de­masiado tarde".


Osho, El libro del hombre
http://osho-maestro.blogspot.com/