1 feb. 2010

¡Observa tus celos y te darás cuenta de que te hacen enloquecer! Al verlo, surge la cordura...

"Cuando digo meditadlo, me refiero a observar. Cualesquiera que sean los problemas -ira, sexualidad, celos, codicia, ego-, la medicina es la misma.

Si sientes celos, observa cómo surgen, cómo te atenazan, te rodean, te ofuscan e intentan manipularte, cómo te arrastran por caminos que tú no querías seguir, cómo acaban por producirte gran frustración, por destruir tu energía, malgastarla y dejarte terriblemente deprimido y frustrado. Observa todo el proceso.

Y recuerda que no debes condenar, porque si condenas, has empezado a pensar. Yo no digo que haya que condenarlo, sino ver los hechos sin condenar, sin juzgar en contra ni a favor. Limítate a observar, manteniéndote distante, como si no tuviera nada que ver contigo. Observa con una actitud científica...

Obsérvalos, míralos, y se harán transparentes, y entonces sabrás que es algo estúpido. Y al comprender su estupidez, te abandonarán. Tú no tendrás que abandonarlos.

La señora Weissman encargó su retrato. Cuando estuvo acabado, el pintor se lo enseñó.

Es bonito -dijo la señora Weissman-. Pero me gustaría que añadiera una pulsera de oro en cada brazo, un collar de perlas, pendientes de rubíes, una diadema de esmeraldas, y un anillo de diamantes de veinte kilates en cada dedo.

- Pero ¿por qué quiere estropear un buen cuadro con tanta chabacanería?- preguntó el pintor, perplejo.

- Mi marido anda liado con una chica joven -le explicó la señora Weissman-. Y cuando yo me muera, quiero que se vuelva loca buscando las joyas.

¡Observa tus celos y te darás cuenta de que te hacen enloquecer! Al verlo, surge la cordura: ¡sólo tienes que verlo!...

Lo que digo es: mira, observa, medita, y si son una estupidez, desaparecerán, porque, ¿cómo puedes llevar algo absurdo en tu interior? Pero tienes que ver esa estupidez tú mismo. Si no es así, simplemente reprimirás, condenarás. No los observarás. Los arrojarás al sótano de tu subconsciente y allí hervirán y crecerán. Y eso entraña mayores riesgos porque estará soterrado. Se convertirá en un tumor canceroso que se extenderá por toda tu vida. Y te limitarás a esperar la oportunidad: tarde o temprano estallará. Puede estallar cualquier día, y destruirte".

Osho, El libro del sexo. Del sexo a la superconsciencia
http://osho-maestro.blogspot.com/