1 may. 2010

Todo lo que se niega se vuelve inmensamente atractivo para ti, porque la mente no deja de fabricar fantasías al respecto

"En el momento que luchas contra algo, le estás dando un tremendo poder. En el momento que luchas contra algo, le estás concediendo un tremendo atractivo. En el momento en que luchas contra algo, se torna infinitamente tentador.

La sexualidad no es tan estupenda como cree la gente que se le ha negado. De hecho, si la sexualidad se permitiese por completo, si fuese libre por completo, tarde o temprano uno acabaría harto del tema. Ya está sucediendo en Occidente. La gente está harta de la sexualidad; de ahí el atractivo de las drogas. Y como los gobiernos no hacen más que negar las drogas -lo mismo que hicieron con la sexualidad antes-, las drogas tienen un tremendo atractivo. Una vez que se permitan las drogas, éstas perderán todo atractivo.

Todo lo que se niega se vuelve inmensamente atractivo para ti, porque la mente no deja de fabricar fantasías al respecto".

Osho, Nirvana, la última pesadilla. Charlas sobre el zen