25 abr. 2011

Toma las riendas de tu vida, es tu vida. No estás aquí para colmar las expectativas de nadie. No vivas la vida de tu madre y no vivas la vida de tu padre, vive tu vida

Tengo cincuenta años, pero todavía no siento que sea realmente maduro y adulto. ¿Qué me ocurre?

Probablemente no hayas matado a nadie todavía. Eso es imprescindible, si quieres madurar tienes que volverte un asesino muy hábil. Hasta que no mates a varias personas no serás maduro. Tienes que matar a tus padres, tienes que matar a tus profesores, tienes que matar a tus líderes. Todos ellos están reivindicando algo en tu interior y no te permiten convertirte en un adulto, hacen que sigas siendo infantil. Te vuelven dependiente, no permiten que seas independiente...

Todo el mundo es educado para ser un niño... Te daban órdenes para todo y se suponía que debías obedecer. Te has vuelto dependiente, siempre estás buscando figuras paternales, siempre estás buscando alguna autoridad que te diga lo que tienes que hacer o no.

Madurez significa entendimiento para tomar tu propia decisión, entendimiento para poder ser una persona decidida.  Madurez es valerse por sí mismo...

La sociedad no se contenta con las personas maduras. Las personas maduras son peligrosas porque viven según sus principios. Hacen  lo que quieren sin importarles lo que diga la gente ni la opinión que tengan. No anhelan el respeto de los demás, el prestigio; no les preocupa el honor. Viven su propia vida, a cualquier precio. Están dispuestos a sacrificarlo todo, pero nunca están dispuestos a sacrificar su libertad. La sociedad tiene miedo a este tipo de personas; la sociedad quiere que todo el mundo siga siendo infantil...

El mayor esfuerzo que tiene que hacer una persona que quiera ser libre, que realmente quiera ser consciente, que realmente se quiera deshipnotizar..., es renunciar a muchas cosas de su interior. Y cuando digo, o cuando Buda dice, que tienes que matar a tu padre y a tu madre, no es que realmente tengas que matar a tu padre y a tu madre, sino al padre y a la madre que llevas dentro de ti, al concepto...

A menos que seas capaz de asesinar a todas esas voces..., necesitas tener mucho valor. Tienes que estar dispuesto a abandonar todas las voces paternas, tienes que estar dispuesto a abandonar toda autoridad, tienes que estar dispuesto a aventurarte a lo desconocido, sin mapas, por tu cuenta. Tienes que estar dispuesto a arriesgar...

Esto es lo que quiero decir cuando afirmo que si sientes que todavía no eres adulto, esto simplemente demuestra que todavía no has matado a nadie. Cincuenta años ya son demasiados, no pierdas más el tiempo. Mata inmediatamente todos los recuerdos que guardas dentro de ti. Limpia tu interior de todas las grabaciones viejas, rebobina tu mente.

Empieza a vivir tu vida desde este momento, como si no supieses nada, como si nadie te hubiese enseñado nada, nuevo, limpio, desde el principio,  y verás que la madurez llegará rápidamente. Sin la madurez la vida no vale nada, porque todo lo bello sucede solamente dentro de una mente madura, todo lo que tiene valor sólo sucede en una mente madura. Es una bendición ser adulto. Pero la gente sólo envejece, nunca madura. Van creciendo en edad y disminuyendo en consciencia...

Toma las riendas de tu vida, es tu vida. No estás aquí para colmar las expectativas de nadie. No vivas la vida de tu madre y no vivas la vida de tu padre, vive tu vida".

Osho, Madurez. La responsabilidad de ser uno mismo
http://osho-maestro.blogspot.com/