20 jun. 2011

La gente está aquí para ser feliz, está aquí para disfrutar y celebrar

"En mi opinión debería haber una sociedad diferente donde ambos, matrimonio y romance, desaparezcan. El matrimonio desaparecería, porque hacer vivir a dos personas obligadas por la ley es inmoral. Obligar a dos personas a vivir juntas cuando no quieren hacerlo es ir contra la naturaleza y contra Dios. El 99% de las enfermedades sociales desaparecerían si no se obligara a la gente...

El matrimonio crea mil y una complejidades y no soluciona nada. Sí, tiene éxito: tiene éxito en hacer esclavos. Tiene éxito en destruir la individualidad de la gente. ¿No lo ves a tu alrededor? El hombre soltero tiene cierta individualidad, el hombre casado pierde su individualidad; cada vez se va convirtiendo más en un estereotipo. La mujer soltera tiene cierta alegría, algo que fluye. La mujer casada se vuelve apagada, aburrida, no resulta interesante. Eso es feo, obligar a la gente al aburrimiento. La gente está aquí para ser feliz, está aquí para disfrutar y celebrar...

Una sociedad real de seres humanos no sabrá nada de matrimonios ni de lunas de miel. Sólo sabrá de alegría, de compartir con la gente. Mientras puedas compartir, bien; si no puedes compartir, hasta luego. Desaparecería el matrimonio y con él el horrible divorcio. Desaparecería el matrimonio y con él la fantasía de la luna de miel...

Las personas son desgraciadas porque están hartas las unas de las otras. La gente está triste porque no disfruta de la compañía de los demás. La gente está agobiada: cumple con su obligación, no pone amor.

El matrimonio y la luna de miel vienen juntos en el mismo paquete; así que tienen que desparecer juntos. Sólo entonces podrá haber una humanidad no reprimida, una humanidad completamente expresiva, un ser humano plenamente expresivo que no conocerá otra cosa que no sea alegría y que decidirá de acuerdo con esa alegría.

El criterio debe ser la alegría".


Osho, La transformación tántrica. El lenguaje del amor
http://osho-maestro.blogspot.com/