25 nov. 2012

La experiencia de ser un puro testigo es la experiencia de la libertad total, pero es un fenómeno interno

     "La libertad no tiene nada que ver con lo externo; uno puede ser libre incluso en una prisión real. La libertad es algo interno; es de la consciencia. Puedes ser libre en cualquier parte --encadenado, en una prisión, puedes ser libre--  y puedes no ser libre fuera de la cárcel, en tu propia casa, en apariencia absolutamente libre, pero serás un  prisionero si tu consciencia no es libre.
     Estás confundiendo la libertad externa con la libertad interna. Por lo que respecta a lo externo, nunca puedes ser absolutamente libre..., no estás solo, así que ¿cómo vas a ser absolutamente libre?  Hay millones de personas a tu alrededor. En lo externo, la vida tiene que ser un tira y afloja. Si estuvieras solo en el mundo serías absolutamente libre, pero no estás solo...
     Pero la libertad de un individuo se convierte en el problema de mucha gente. Eres libre de ser tú mismo, pero no deberías interferir en la vida de otras personas...
     Quieres cantar en voz alta en mitad de la noche. Por supuesto, eres una persona libre, y si no puedes cantar en voz alta en tu propia casa, ¿qué tipo de libertad es esta?  Pero los vecinos tienen que dormir también; entonces tiene que haber un acomodo.
     En lo externo somos interdependientes. Nadie puede ser absolutamente independiente. La vida es una interdependencia. No sólo eres interdependiente con la gente, eres interdependiente con todo. Si cortas todos los árboles, morirás, porque te están suministrando oxígeno continuamente. Dependes de ellos; y ellos dependen de ti, porque tú les estás suministrando continuamente anhídrido carbónico...
     Pero en el mundo interno, en el reino interno, puedes ser absolutamente libre. De manera que se trata totalmente de lo interno... Comprende que la interdependencia externa es un requisito, es inevitable; no se puede hacer nada al respecto. Forma parte de cómo son las cosas. Acéptalo. Cuando no se puede hacer nada al respecto, la aceptación es la única salida. Y acéptalo con alegría, no con resignación. ¡Acéptalo! Este es nuestro universo; formamos parte de él...
     Pero la libertad interna es posible. Sucede cuando profundizas más y más en la consciencia. Observa tu cuerpo, observa tus procesos de pensamiento. Observa, sé testigo de todo el proceso de tus pensamientos. Y lentamente verás que no eres ni la ira ni la avaricia, ni hindú ni musulmán ni cristiano, ni católico ni comunista. Lentamente, tomarás consciencia de que no eres ningún pensamiento; no eres la mente en absoluto. Eres un puro testigo. La experiencia de ser un puro testigo es la experiencia de la libertad total, pero es un fenómeno interno. Y una persona que interiormente es totalmente libre no tiene ningún anhelo de ser libre exteriormente...
     Crea libertad interna observando y vive con libertad interna, y entonces podrás ver la interdependencia en lo externo. Es hermosa y es una bendición. No hay necesidad de rebelarse contra ella. Relájate en ella, entrégate a ella. Y recuerda: sólo una persona que es realmente libre puede entregarse".

Osho, Libertad. La valentía de ser tú mismo
http://osho-maestro.blogspot.com/