22 nov. 2012

La mente es un buen sirviente, de inmenso poder, cuando está en manos del silencio

Pregunta:
Amado Osho, ¿Cuál es la naturaleza de mi mente parlanchina? Ha estado funcionando sin parar desde que puedo recordar...

"La mente simplemente es un  bioordenador. Cuando el niño nace no tiene mente; no hay parloteo en él. Este mecanismo tarda al menos tres o cuatro años en ponerse a funcionar...
     Este parloteo proviene de nuestra educación, que es básicamente errónea porque sólo nos enseña la mitad del proceso: cómo usar la mente. No nos enseña a detenerla para poder descansar, porque la mente continúa funcionando incluso cuando estamos dormidos...
     Es posible poner un interruptor en la mente y apagarla cuando no es necesaria. Esto te ayudará de dos formas: te dará una paz, un silencio que no has conocido antes, y te familiarizará contigo mismo, cosa que no es posible con la mente parlanchina. Siempre te ha tenido enganchado.
     En segundo lugar, también dará un descanso a la mente. Y si podemos darle un descanso a la mente, seremos capaces de hacer las cosas más eficazmente, más inteligentemente...
     Una mente que trabaje día y noche acabará debilitándose, haciéndose torpe, perezosa, no llegará a los demás...
     La meditación te hará definitivamente rico, dándote el mundo de tu ser interno y también te hará  relativamente rico, porque liberará los poderes de tu mente hacia ciertos talentos que tienes. Mi propia experiencia me dice que cada uno nace con ciertos talentos y, a menos que los desarrolle al máximo, algo seguirá estando ausente en él. Seguirá sintiendo que, de algún modo, algo que no está presente debería estarlo.
     Dale un descanso a la mente, ¡lo necesita!  Y es tan simple: simplemente hazte su testigo. Y te dará ambas cosas.
     Poco a poco la mente empieza a aprender a estar en silencio. Y sabe que estando en silencio se hace más poderosa, sus palabras ya no son sólo palabras; tienen una validez, una riqueza y una cualidad que nunca antes tuvieron; tanto es así que van directamente, como flechas. Dejan a un lado las barreras lógicas y llegan al corazón mismo.
     La mente es un buen sirviente, de inmenso poder, cuando está en manos del silencio.
     Entonces el ser es el maestro, y el maestro puede usar la mente cuando la necesita y puede apagarla cuando no la necesita".

Osho, Más allá de la psicología 
http://osho-maestro.blogspot.com/