9 nov. 2012

Si no tienes muchas relaciones afectivas no conocerás el aspecto multidimensional del amor

"La institución del matrimonio no tiene ningún futuro. Habría que buscar otras formas de relacionarse, otras formas de amar, otras dimensiones para que la gente pueda estar junta. El matrimonio se ha quedado anticuado, pero las viejas costumbres son muy difíciles de desterrar, nos aferramos a ellas. Incluso los jóvenes...
     Justamente el otro día una chica de 22 años --y no era india sino alemana--  me dijo: "Me gustaría casarme".  ¿Para qué?  ¿No ha visto los resultados a su alrededor?  Su padre se había divorciado de su madre; y su madre se había ido con otro hombre. Su padre estaba con otra mujer,  ¡y aun así quiere casarse!  Todos creen que su vida es excepcional.  Y esa idea ridícula acaba destrozándole la vida a todo el mundo.
     Lo primero es amar; amar profundamente. Si estás profundamente enamorado de alguien desde hace varios años, y después de haber experimentado todas las alegrías y los sufrimientos todavía quieres estar con esa persona, entonces el matrimonio está bien. Al ser un acuerdo meramente legal, no puede perfeccionar nada. Sólo puede empeorar, pero no puede mejorar. Cuando se establece legalmente un matrimonio y empiezas a dar la relación por sentada, las cosas, en lugar de subir, empiezan a hundirse.
     Antes de decidirte por alguien, deberás aprender a vivir con otras personas. Mi conclusión es que no puedes encontrar a dos personas iguales, y si no tienes muchas relaciones afectivas no conocerás el aspecto multidimensional del amor. Sólo cuando lo conozcas, sentirás que eres más rico.  Sólo serás capaz de escoger cuando hayas conocido el mundo suficientemente y hayas experimentado y observado muchos tipos de relaciones con muchas clases de personas.  Los astrólogos no pueden decidirlo por ti y los padres tampoco.  Ni siquiera tú puedes hacerlo si te guías solamente por el instinto...
     La gente puede enamorarse de alguien por poseer un determinado tipo de nariz. Se enamoran de un pedazo. A nadie le interesa una persona en su totalidad..., y es algo muy amplio.  La nariz no cuenta mucho, al cabo de dos días no te fijarás en ella.  El color, la forma o las proporciones del cuerpo son detalles insignificantes.  Lo auténtico es cómo es esa persona, y eso sólo puedes experimentarlo viviendo con ella.  Antes de decidirte deberías vivir con mucha gente para poder elegir conscientemente; y deberías convivir varios meses, varios años, con la persona que has elegido.
     Mi recomendación es que nadie se case antes de los treinta y cinco años. Si vas a vivir setenta años, treinta y cinco es una buena edad; si vivieras más, se puede prolongar. Si vas a vivir ochenta años, entonces cuarenta. Si has decidido vivir cien años, entonces cincuenta.  Cuanto más esperes, mejor, porque si esperas lo suficiente a lo mejor decides no embarcarte en el matrimonio. Eso es lo mejor; esperar el tiempo suficiente".

Osho, Ven otra vez, ven. Celebrando la alegría de la vida
http://osho-maestro.blogspot.com/