17 mar. 2014

Ése es el significado de la meditación: salir del pasado, no crear el futuro y permanecer con la realidad que se te ofrece aquí-ahora.

          "Aquel que quiera entrar en la mente original estando despierto, consciente, tiene que aprender a desaprender, a desaprender la experiencia, tiene que aprender a morir continuamente al pasado, a no aferrarse al pasado. Una vez que hayas vivido un momento, se acabó, ponle fin; no dejes que tenga continuidad..., crea una discontinuidad. Ese momento ya no te pertenece, se ha terminado para siempre; ponle punto final, y sal de él como sale la serpiente de la vieja camisa, sin siquiera molestarse en mirar atrás. Un momento antes, esa camisa formaba parte de su cuerpo, pero ya no.  Sal continuamente del pasado, para poder estar en el presente...
          Eso a lo que tú llamas mente no es sino pasado y futuro, un columpio entre el pasado y el futuro; tu mente nunca se detiene en el aquí-ahora. Ése es el significado de la meditación: salir del pasado, no crear el futuro y permanecer con la realidad que se te ofrece aquí-ahora...
          La meditación no consiste en pensar, sino en dejar de pensar.
          La mente es una obstrucción en el sendero que te lleva hacia dentro. Cada vez que te vuelves hacia el interior, encuentras alguna capa de la mente: algún pensamiento, algún deseo, algún sueño, algún plan, algo relacionado con el futuro o con el pasado. Y recuerda que el futuro no es sino una proyección del pasado. El futuro reclama que el pasado vuelva a suceder, de una manera ligeramente modificada, un poco mejor.  En el pasado tuviste momentos de felicidad y de infelicidad, placeres y dolores, flores y espinas, y el futuro quiere ser sólo flores, espinas no, dolores no, sólo placeres y placeres sin fin. Sigues haciendo una selección de tu pasado, y todo aquello que fue bueno y hermoso lo proyectas en el futuro.
          Una vez que sepas salir del pasado, el futuro desaparecerá automáticamente, pues si no hay pasado en tu interior, no podrá haber futuro, ya que es el pasado quien lo crea; el pasado es la madre del futuro, el vientre que lo sustenta.  Y cuando no hay pasado ni futuro, la vida es lo que es... ¡Lo que es, es!, y de repente estás en la eternidad".

Osho, El libro del Yoga II, Más allá del espacio, el tiempo y el deseo
http://osho-maestro.blogspot.com/