8 mar. 2014

La educación enseña la deshonestidad y el engaño.

         "Mulla Nasruddin era un maestro de escuela. Cada día, durante muchos años, fue a trabajar montado en su burro. Al final, el asno se contagió también de las ganas de aprender, y un día se giró hacia el hombre que lo montaba y le preguntó:
          - Mulla, ¿por qué vas a la escuela cada día?
          El maestro se quedó muy sorprendido. ¿Había oído bien? ¿De verdad le había hablado el burro? Había oído a muchos burros hablar, ¡pero nunca a uno de cuatro patas! No obstante, si los otros hablaban, ¿por qué no iba a hablar este? El Mulla pensó: "Debe de ser que tanto ir a la escuela ha tenido un efecto en él, y acaba de empezar a hablar. Ha sido culpa mía por haberlo traído hasta aquí a diario.
          - ¿Por qué quieres saberlo? -preguntó.
          - Tengo curiosidad, eso es todo. ¿Por qué vienes a la escuela todos los días? -repitió el burro.
          - Vengo a enseñar a los alumnos.
          - ¿Por qué?
          - Para que aprendan.
          - ¿Y qué pasa cuando se aprende?
          - Pues que la persona adquiere inteligencia y sabiduría.
          - ¿Y de qué sirve la inteligencia? -siguió preguntando el asno.
          - ¿De qué sirve, dices? Gracias a la inteligencia voy montado encima de ti --contestó el maestro.
          - Enséñame también, Mulla, dame inteligencia  -dijo el burro.
          - ¡De ninguna manera!  --dijo el Mulla--. No soy tan tonto. ¡Entonces serías tú el que me montaría a mí!
          Todo lo que aprendemos en este mundo sirve para obtener lo mejor unos de otros. Es un plan para resolver los conflictos que tienes en la vida; si tienes más títulos, podrás luchar mejor y ganar. Las universidades son el reflejo de tu agresividad y, equipado con sus armas, puedes competir y explotar a los demás con más eficacia, puedes acosarlos de forma sistemática y cometer crímenes legalmente. Con las normas y los métodos adecuados puedes hacer con eficiencia todo lo que de otro modo no podrías hacer, y que no deberías hacer. La educación enseña la deshonestidad y el engaño, y, como resultado, puedes ganar a otros, pero nunca serás sabio. Al contrario, la gente es cada vez más insensata, más ignorante. Nuestras universidades no son centros de aprendizaje, puesto que no hay en ellas sabiduría alguna".

Osho, El verdadero nombre. La melodía de la existencia
http://osho-maestro.blogspot.com/