25 jun. 2016

El amor es el único amigo. No te protejas. No te escondas del amor. No le tengas miedo al amor. Cuando el amor te llame, vete con él. No importa a dónde te lleve, vete con él, ve con confianza.

Pregunta:
Estoy enamorada, y me siento como una polilla que muere en la llama de una vela. ¿Se supone que tengo que desenredarme de alguna manera y ser consciente y estar sola, o morir en la llama? Con alegría, con agonía, sigue y sigue...

Respuesta de Osho:
"Madhuri, ¡muere!  Porque morir poseído por el amor es renacer. No es la muerte, es el principio de la verdadera vida. Morir sin amor es la muerte. Vivir sin amor es la muerte. Estar enamorado es conocer algo de Dios, porque como dice Jesús: "Dios es amor"  Yo incluso lo he mejorado; yo digo: "El amor es Dios".
          Muere,  Madhuri, muere. Absolutamente. Abandónate. Piérdete.
          No hay necesidad de protegerte contra el amor, porque el amor no es el enemigo. El amor es el único amigo. No te protejas. No te escondas del amor. No le tengas miedo al amor. Cuando el amor te llame, vete con él. No importa a dónde te lleve, vete con él, ve con confianza.
          Sí, habrá momentos de agonía, porque siempre los hay cuando hay momentos de éxtasis. Vienen juntos. Es un paquete, igual que el día y la noche, el verano y el invierno, vienen juntos. Pero cuando hay éxtasis de amor, uno está dispuesto a pagar; no importa la agonía que traiga; uno es feliz de pagar.
          Y recuerda: nada es gratis. Tenemos que pagar por todo. Cuanto más puedas pagar, más conseguirás. Si quieres llegar a las cumbres más altas de los Himalayas, te arriesgas a caer a los valles. Los que no puedan arriesgarse a caer a los abismos más profundos que rodean las cumbres de los Himalayas nunca conocerán la alegría de ascender más y más.
          El amor es la cima más alta de la consciencia, el Everest de la consciencia, y a veces te resbalas y caes. Y naturalmente, cuando estás tan alto, caes muy profundo; duele. Cuando conoces la luz y caes a la oscuridad profunda, duele. Pero una vez que has conocido esas cimas, estás dispuesto a ir a cualquier valle para alcanzar esas cimas. Un solo momento de éxtasis es suficiente: puedes sufrir por él una eternidad en el infierno; también entonces merece la pena.
          Medita sobre estas palabras de Khalil Gibran:

Cuando el amor te llame, síguele,
aunque sus caminos sean duros y escarpados.
Y cuando sus alas te envuelvan, sométete a él,
aunque la espada oculta entre sus flancos pueda herirte.

Y cuando te hable, créele,
aunque su voz pueda destrozar tus sueños
como el viento del norte arrasa el jardín.

Pero si por miedo
buscar sólo la paz del amor y el placer del amor,
entonces es mejor para ti que cubras tu desnudez
y te vayas de la era del amor
al mundo sin estaciones en el que reirás,
pero no toda tu alegría,
y llorarás,
pero no todas tus lágrimas.

El amor no te da nada más que a sí mismo y no toma nada
más que de sí mismo.
El amor no posee ni es poseído:
porque el amor es suficiente para el amor.

          "Cuando el amor te llame, síguele", síguele hasta el final, síguele hasta el punto en que desaparezcas por completo. Vuélvete una polilla. Sí, el amor es una llama y el amante es una polilla. Aprende mucho de la polilla; tiene el secreto:  sabe cómo morir. Y saber cómo morir poseído por el amor, en éxtasis, bailando, es saber cómo renacer en un plano más elevado. Y cada vez que mueres alcanzas un plano más elevado.
          Cuando puedes morir total y absolutamente, sin refrenar ni siquiera un poco de ti, entonces esa muerte misma te lleva a Dios. Eso es la resurrección".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com