25 jun. 2016

Está muy bien esperar a Dios, pero tu espera debería ser vital, vibrante.

          "La mente femenina puede crear indolencia, holgazanería, porque es pasiva. Y la mente masculina puede crear distracción porque es demasiado activa. Quiere hacer esto y lo otro...y también aquello. Quiere apresurarse a todas partes, en todas las direcciones. La mente femenina es pasiva; quiere esperar, dejar que sucedan las cosas. Pero eso también puede ser un peligro si se convierte en letargo, si se convierte en holgazanería, si se convierte en una especie de muerte.
          Recuerda: la pasividad puede ser positiva o negativa, igual que la actividad puede ser positiva o negativa. La pasividad positiva significa estar alerta, despierto pero esperando. La pasividad negativa significa estar dormido, roncando y decir que estás esperando.
          Viene tu amante; llamará a la puerta en cualquier momento. Puedes esperar de dos maneras. La espera positiva será que la puerta está abierta; tus ojos están fijos en la entrada, tus oídos estarán alerta. Cualquier sonido  --el sonido de pasos, un golpe en la puerta, incluso si una hoja muerta revolotea en el viento--  y correrás a la puerta. Alguien pasa por la calle y te apresuras a la puerta: puede que haya llegado. Ésta es la espera positiva. Es hermosa.
          Pero si cierras la puerta con llave y apagas la luz, y cuando te vas a dormir dice: "Cuando llegue, llamará y entonces la veré", y te pones a roncar, éste es el tipo negativo de pasividad, esto es indolencia. Está muy bien esperar a Dios, pero tu espera debería ser vital, vibrante".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com