25 jun. 2016

La persona realmente religiosa puede bailar con el viento y las lluvias, puede sonreír y reírse con los niños, puede sentirse a gusto con todo tipo de situaciones de la vida.

          "Recuerda: la mayor dificultad para una persona religiosa es no ser demasiado seria, la mayor dificultad para la persona religiosa es no ser triste, la mayor dificultad para la persona religiosa es no ser negativa, porque normalmente sucede eso. Las personas religiosas se vuelven muy tristes, muy serias, muy negativas con respecto a la vida: se olvidan completamente de la primavera. Sólo piensan en "madera seca y cenizas muertas". Han perdido el equilibrio. Hay que recordar algunos pensamientos de la primavera resplandeciente en la gran tierra.
          La persona realmente religiosa conoce el sentido del humor. La persona realmente religiosa es sincera pero nunca seria, absolutamente devota a su trabajo pero nunca con una actitud de ser "más santa que nadie", nunca;  nunca siente ninguna superioridad debido a ello, sino humildad.  La persona realmente religiosa puede bailar con el viento y las lluvias, puede sonreír y reírse con los niños, puede sentirse a gusto con todo tipo de situaciones de la vida. Eso es libertad, eso es libertad con respecto al ego. El ego te hace serio...
          Si te vuelves demasiado serio te hundirás en el mundo de lo oscuro, en el mundo negativo...
          Recuerda: no tienes que volverte frío... Vuélvete fresco, pero nunca te vuelvas frío... y hay una gran diferencia entre las dos cosas, y hay en ello una paradoja muy profunda. Lo llamo "fresco": comparado con estado caliente de la pasión, es fresco; es cálido comparado con la frialdad de la muerte... Una persona realmente religiosa es fresca porque no tiene ansia, y es cálida porque no es triste, no es seria".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com