20 dic. 2016

A veces empieza a comunicarte a través del silencio. Sujetando la mano de tu amigo, siéntate en silencio. Solamente observa la luna, siente la luna, y ambos siéntanla en silencio. Y observen, sucede una comunión, no sólo comunicación, sino una comunión.

“Aprende a estar en silencio. Y, por lo menos con tus amigos, con tus amantes, con tu familia, con tus compañeros de viaje aquí, a veces siéntate en silencio. No te pongas a cotillear o a hablar. Deja de hablar, y no sólo en el exterior,  suspende la charla interna. Permanece en un intervalo. Sólo siéntate, sin hacer nada, simplemente siendo una presencia el uno para el otro. Y pronto comenzarás a encontrar una nueva manera de comunicarte. Y esa es la manera correcta.

A veces empieza a comunicarte a través del silencio. Sujetando la mano de tu amigo, siéntate en silencio. Solamente observa la luna, siente la luna, y ambos siéntanla en silencio. Y observen, sucede una comunión, no sólo comunicación, sino una comunión. Sus corazones empiezan a latir al mismo ritmo. Comienzan a sentir el mismo espacio. Comienzan a sentir la misma alegría. Comienzan a proyectarse en el ser del otro. Esa es la comunión. Lo has dicho, sin decir nada, y no habrá ningún malentendido”.

Osho, This Very Body the Buddha