26 dic. 2016

El corazón responde sólo a la verdad...Con la verdad comienza a bailar, comienza a cantar, como si de repente el sol se hubiera levantado y la noche hubiera dejado de existir y los pájaros cantaran y los lotos se abrieran; toda la tierra se despierta.

"Si escuchas con todo tipo de prejuicios, esta es una forma errónea de escuchar; en realidad es una manera de no escuchar. Parece que escuchas, pero estás únicamente oyendo y no escuchando. Escuchar correctamente implica dejar tu mente a un lado. No quiere decir que te vuelvas crédulo, que creas todo lo que te dicen. No tiene nada que ver con creer o no creer. Escuchar correctamente quiere decir, "no me importa en este momento lo que creo o no creo. No importa si estoy de acuerdo o no en este momento. Simplemente estoy tratando de escuchar, sea lo que sea. Más tarde puedo decidir si es correcto o no. Más tarde puedo decidir si lo sigo o no".

Y la belleza de escuchar correctamente es esta: la verdad tiene su propia música. Si puedes escuchar sin prejuicios, tu corazón te revelará la verdad. Si es verdad, una campana empieza a sonar en tu corazón. Si no es verdad permanecerás indiferente, distante, desinteresado; no habrá campanas en tu corazón, no habrá sincronicidad. Esta es la cualidad de la verdad: si la escuchas con el corazón abierto, inmediatamente crea una respuesta en tu ser; tu centro mismo se eleva. Te comienzan a crecer alas; de repente todo el firmamento está abierto.

No es una cuestión de decidir lógicamente si lo que se ha dicho es verdad o no. Por el contrario, es una cuestión de amor, no de lógica. La verdad inmediatamente crea amor en tu corazón, algo te toca de forma misteriosa. Pero si escuchas de forma equivocada   ―quiero decir con tu mente llena, llena de tu basura, llena de tu conocimiento―  entonces no dejarás que tu corazón responda a la verdad. Perderás una gran oportunidad, perderás la sincronicidad. Tu corazón estaba preparado para responder a la verdad…el corazón responde sólo a la verdad, recuerda, nunca responde a la mentira. Con la mentira permanece totalmente en silencio, insensible, sin respuesta, no afectado. Con la verdad comienza a bailar, comienza a cantar, como si de repente el sol se hubiera levantado y la noche hubiera dejado de existir y los pájaros cantaran y los lotos se abrieran;  toda la tierra se despierta".

Osho,  The Dhammapada: The Way of the Buddha