27 may. 2017

El arte de la escucha divina...eso es la meditación.

"El arte de la escucha divina...eso es la meditación. Si uno puede aprender a escuchar correctamente, habrá aprendido el secreto más profundo de la meditación. La gente oye pero no escucha.

Oír es una cosa...escuchar, algo por completo diferente; son dos mundos aparte. Oír es un fenómeno físico; oyes porque tienes orejas. Escuchar es un fenómeno espiritual. Lo haces cuando pones atención, cuando tu ser interior se une a tus orejas.

Escucha los sonidos de las aves, el viento al pasar entre los árboles, el río desbordado, el océano al rugir y las nubes, las personas, el lejano tren al pasar, lo coches en la carretera...cada sonido ha de ser usado. Y escucha sin ninguna imposición sobre lo que escuchas...no juzgues; en cuanto juzgas, la escucha se detiene.

La persona realmente atenta se mantiene sin conclusiones; jamás saca una conclusión de nada. Como la vida es un proceso...nunca algo termina. Sólo la persona necia puede sacar conclusiones; la persona sabia titubeará antes de hacerlo. De modo que escucha sin conclusiones. Simplemente escuchen: alertas, silenciosos, abiertos, receptivos. Estense ahí, totalmente con el sonido que les rodea.

Y se sorprenderán: un día de repente el sonido está ahí, ustedes están escuchando y, sin embargo, hay silencio. Es un silencio verdadero que acontece a través del sonido".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora