10 may. 2017

Todos los esfuerzos por superarte a ti mismo están condenados al fracaso porque el problema está en quien está haciendo el esfuerzo: el ego.

Pregunta:

Los seres humanos son la única especie en el planeta que trata de superarse a sí misma, de cambiarse a sí misma. Todas las demás parecen felices con lo que son y con su manera de ser. ¿Por qué entonces lo hacemos nosotros los humanos? ¿Es una equivocación querer ser una mejor persona?

Respuesta de Osho:

“Primero, todos los esfuerzos por superarte a ti mismo están condenados al fracaso porque el problema está en quien está haciendo el esfuerzo: el ego. El ego está haciendo esfuerzos constantemente para mejorar: Para tener más dinero, para tener una casa más grande, para tener un auto más grande, para tener a una mujer más hermosa, o un esposo, para tener esto, para tener aquello. Esto es del ego. Entiéndelo.

Pero el ego juega también otro juego. Dice: ‘Vuélvete más pacífico, vuélvete más amoroso, encuentra la meditación, vuélvete un siddha, sé como un Buda’. Este es nuevamente el mismo juego en otra dirección. El mismo ego que estaba tratando de decorarse a sí mismo con cosas externas quiere ahora intentarlo y decorarse a sí mismo con cosas del interior.

Por tanto lo primero: Si estás tratando de superarte a ti mismo, estás condenado al fracaso. Una vez entiendes que el ego es el problema, y que es la codicia del ego la que quiere mejorar y convertirse en esto y lo de más allá  --la idea misma de llegar a ser es una proyección del ego--  llega la revolución. Y esa revolución no es algo que tengas que hacer; esa revolución llega mediante la comprensión de los caminos del ego. Una vez has entendido que era el ego quien iba detrás del dinero, detrás del poder, del prestigio, la política y que el mismo ego está jugando a los juegos internos de la meditación, la iluminación y toda esa tontería, una vez te das cuenta que es el mismo ego, en ese mismo reconocimiento te viene la risa. Empiezas a sentir la ridiculez de todo ello”.

Osho, The Path of Love