25 mar. 2008

¿Cómo puedo decir que la gente se interesa por ser feliz? Les interesa su infelicidad

“Si aceptas lo que hay, no hay ninguna posibilidad de ser infeliz.

He estado observando a miles de personas, a buscadores, a no buscadores, a gente mundana, a gente del otro mundo, y siempre me he encontrado con que la gente no está muy interesada en ser feliz. Nadie parece interesarse por sentirse feliz porque están dispuestos a sacrificar su felicidad por cualquier tontería: por celos, por posesividad, por ira, por odio... por cualquier tontería están dispuestos a sacrificar su felicidad. Pero no están dispuestos a sacrificar su ira, su posesividad, sus celos, por la felicidad. ¿Cómo puedo decir que la gente se interesa por ser feliz? Les interesa su infelicidad. Lo que dicen no es verdad; yo los veo siempre intentando ser infelices, intentando encontrar medios y maneras de ser infelices. Es algo realmente tremendo: en un mundo donde la infelicidad no existe, el hombre ha creado muchísima infelicidad. Realmente ha demostrado ser un auténtico “creador”.

Donde no hay ninguna posibilidad de que exista la infelicidad, ¿cómo vas a crearla? Sois absolutamente maravillosos... y sois unos maestros generando infelicidad, sois muy creativos... sólo que creando infiernos.

La felicidad es algo sencillo; no necesitas nada para crearla. Sólo necesitas estar presente y ser feliz...

Pero quieres felicidad de acuerdo a tus condiciones y premisas. En realidad no te interesa la felicidad; si no, ¿por qué pones condiciones y premisas? Podrías decir:
“Estoy dispuesto a ser feliz, tanto como lo pueda ser, porque quiero ser feliz”, pero en cambio dices: “No. Se han de cumplir mis condiciones”. Y pones unas condiciones imposibles, inalcanzables.

Tienes un amante, alguien a quien amas... podrías ser feliz ahora mismo. Pero pones la condición de que tu amado ha de prometerte que te amará por siempre y para siempre. ¿A qué viene esto? ¿Cómo va alguien a prometértelo? Nadie conoce el futuro ...

Cuanto más y más os observo, más real se vuelve el hecho de que nadie parece tener interés por ser feliz. Estás dispuesto a perder tu felicidad por cualquier tontería; la sacrificas por cualquier idea basura.

Pero no necesitas sacrificar nada por la felicidad.

¡Son unas matemáticas muy sencillas! ”.

Osho, Tao Los tres tesoros, Vol. II