17 mar. 2008

Nadie debe interferir de ninguna manera en la vida de los demás, ni nadie debe permitir que los demás interfieran en su vida

"Si yo tuviera que decidir, te daría libertad total: si quisieras ir desnudo, deberías hacerlo. Si estuviera en mi mano, sólo establecería una regla: no has de interferir en la libertad de los demás. Eso es todo. Cuando interfieres en la libertad de alguien, sólo entonces cometes un crimen. Si estás haciendo algo sólo para ti, sin perjudicar a nadie, deberías ser completamente libre...

Por ejemplo, si quieres ir sucio, entonces ve a los Himalayas, porque ir sucio puede interferir en la vida de otras personas. Cuando estás sucio y hueles mal, puede que no estés agrediendo a los demás con tus manos, pero los estás agrediendo con tu olor. Es una agresión. Si el otro se siente molesto, entonces eres agresivo. Si quieres estar sucio --y no hay nada malo en ir sucio-- entonces ve a los Himalayas, al sitio más remoto, para que nadie entre en contacto contigo. Entonces podrás disfrutar de tu mal olor, y lo harás felizmente. No tienes derecho a lanzar tu olor y suciedad sobre los demás; no, eso no está bien.

Nadie debe interferir de ninguna manera en la vida de los demás, ni nadie debe permitir que los demás interfieran en su vida. Así es como ha de ser un hombre: ni intentar esclavizar a los demás, ni permitir que nadie le esclavice. Uno debería vivir una vida de libertad y permitir que los demás vivan libremente. No tengas miedo; si te gusta el hermoso naranja, úsalo; eso está bien. Todo lo que te guste es bueno. Sólo hay una condición: si no interfiere, es hermoso, es moral".

Osho, Tao Los tres tesoros, Vol. II
http://osho-maestro.blogspot.com/