10 jun. 2008

Si un niño recibe sólo amor, sufrirá; y si sólo recibe dureza, también sufrirá. Él necesita las dos cosas

Tenemos un conflicto respecto a cómo educar a nuestro hijo. Mi marido quiere que sea más estricta y yo quiero ser más amorosa con él.
"Déjale entonces que haga lo que quiera y tú continúa haciendo lo tuyo. El niño necesita las dos cosas, porque la vida es así: si un niño recibe sólo amor, sufrirá; y si sólo recibe dureza, también sufrirá. Él necesita las dos cosas. Esta es la función del padre y de la madre: la madre le tendría que dar amor continuamente, para que el niño aprenda que el amor existe y el padre se mantiene estricto, de forma que el niño aprende que la vida no es tan fácil. ¡Así es la vida!

Hay espinas y hay rosas y el niño debe estar preparado para ambas. El mundo no va a ser una madre; el mundo va a ser una dura lucha. Luego si continúas dándole sólo amor crecerá sin estructura, sin huesos. Y cuando tenga que enfrentarse a la vida, simplemente se derrumbará; buscará a su madre, pero ella no estará ahí; la vida no se preocupa por él. Entonces se sentirá agradecido [a su padre] porque la vida le tratará a empujones muchas veces, le tratará a gritos, y él será capaz de lidiar con la situación; ha sido preparado también para ello.

El niño debe estar preparado para ambos, para la suavidad y la dureza, el ying y el yang, y ésta es la función del padre y de la madre. El niño debe recibir tanto el lado femenino como el masculino para estar preparado: sea cual sea la situación, será capaz de responder. Si la vida es dura, él puede ser duro también; si la vida es amorosa, puede ser amoroso también; no tendrá ninguna fijación.

Ahora, si es educado sólo por su padre, tendrá una fijación. Será una persona dura, el alemán perfecto, pero no será nunca capaz de amar, ni tampoco podrá recibir amor pues no sabrá qué es el amor. Será un soldado, estará preparado para la lucha, para matar o morir. Esta será su lógica, pues no conocerá nada más. Esto también es peligroso. Esto es lo que le ocurrió a la nación alemana, esto fue lo que ayudó a Adolfo Hitler. Dos guerras mundiales han confirmado que las madres alemanas no han sido suficientemente amorosas y los padres alemanes han sido demasiado estrictos. Y es por ello que todo el mundo ha sufrido a causa de Alemania.

Así que si se le deja sólo con él [el padre], el hijo se convertirá algún día en víctima de un Adolfo Hitler; esto es peligroso. Si le educas tú sola, el niño se volverá demasiado hindú; siempre que se encuentre con un conflicto, huirá, se rendirá. Se rendirá... ¡Incluso antes de empezar la lucha! Se convertirá en un esclavo. En ambos casos saldrá perjudicado, y una persona realmente viva, no tiene fijación alguna. Es "líquida": es capaz de moverse y ser dura, de ser tan dura como el metal cuando las circunstancias lo requieran, y puede ablandarse cuando la situación cambie y se requiera que se comporte como una rosa, suave y vulnerable.

La conciencia del niño debe disponer de esta apertura para que sea capaz de desenvolverse con facilidad. Luego ambos son buenos; no te recomendaría que escogieras ninguno de los dos. Y no hay necesidad de estar en conflicto alguno: simplemente continúa haciendo lo tuyo y permite que él también haga lo suyo, y si a veces hay conflicto... esto ¡también está bien! Pero algunas veces un exceso de lo que sea se vuelve desagradable.

Algunas veces también el niño tendría que saber esto -que su padre y su madre pueden pelearse- porque algún día él conocerá a una mujer y habrá conflicto; debería saber que el conflicto es algo natural. De hecho todo lo que es natural es bueno. Y ahora que ambos estáis más alerta, las cosas cambiarán".
Osho, The Zero Experience
http://osho-maestro.blogspot.com/