16 mar. 2009

En lo que se refiere a lo esencial, mantente alerta

"La persona inteligente es la que aprende de cada oportunidad,... la que hace de toda su vida una escuela, un aprendizaje, una disciplina, una búsqueda, una indagación.

Pero recuerda no transigir, no rendirte. En lo que se refiere a lo esencial, mantente alerta. Incluso si tienes que arriesgar tu vida, arriésgala, pero no te entregues en lo que se refiere a lo esencial. Y en lo que se refiere a lo no-esencial, no desperdicies en ello ni un solo momento: acéptalo.

Este fue uno de los acuerdos entre mi padre y yo. Cuando yo era un niño pequeño, le dije: "Escucha: voy a aceptar todas las cosas no-esenciales; puedes decirme qué ropa usar, qué zapatos ponerme, qué comer, qué no comer, puedes decírmelo. Pero en lo que concierne a cualquier cosa esencial, ten cuidado -no voy a aceptarlo".

Y lentamente él observó y se convenció, porque cuando se trataba de algo no-esencial yo siempre estaba dispuesto a estar de acuerdo con él. Él decía: "Ve a este colegio, no a aquél", entonces, "muy bien, porque para mí un colegio es como cualquier otro colegio -todos son estúpidos así que no importa. Iré a este colegio". "Estudia esta materia"; muy bien; porque, ¿qué importa?. Economía o política o historia o geografía o filosofía o psicología, cualquiera está bien.

Pero en lo que concernía a cualquier cosa esencial, yo le decía: "Este es un punto esencial; no voy a estar de acuerdo contigo, así que no digas nada acerca de esto porque te producirá una desdicha innecesaria".

Cuando volví de la universidad era natural preguntarme si yo quería casarme o no. Yo le dije: "Esto es algo esencial". Y esa fue la última vez que él me preguntó por esto; después nunca volvió a preguntar. "Si es una cosa esencial, entonces tienes que dejármela a mí; no voy a transigir, no voy a transigir a ningún precio". Nunca volvió a preguntar, mantuvo el acuerdo. "Para las cosas no-esenciales -le decía- puedes decirme cualquier cosa, lo haré"...

Cuando se te vuelve claro lo que es esencial y lo que es no-esencial, las cosas nunca son tan confusas como parecen. Sigues peleando por cosas
no-esenciales, desperdiciando tu energía y la energía de los demás, y cuando surge la cuestión de lo esencial, no te queda ninguna energía para luchar. Y entonces a veces tienes que transigir acerca de lo esencial".

Osho, Desiderata. Guía espiritual
http://osho-maestro.blogspot.com/