25 mar. 2009

Siente la depresión, saboréala a fondo, vívela, es tu destino; y de repente, sentirás que ha desaparecido

Yo no soy rico ni tengo todo lo que necesito. No obstante, sigo sintiéndome solo, confundido y deprimido. ¿Puedo hacer algo para evitar esta depresión?

"Si estás deprimido, estás deprimido; no "hagas" nada. ¿Qué puedes hacer? Todo lo que intentes será producto de la depresión y creará más confusión. Puedes rezarle a Dios, pero cuando estás tan deprimido, ¡hasta Dios se deprimirá con tus oraciones! No le hagas eso al pobre Dios. Tu oración será una oración depresiva...

Estás deprimido, quédate así. Espera y observa. La depresión no puede durar mucho tiempo porque en este mundo no hay nada permanente. El mundo es fluir. El mundo no cambiará su ley básica para que tú sigas deprimido toda la vida. Nada es eterno, todo se mueve y cambia... Si te fijas en tu depresión, te darás cuenta de que está cambiando a cada momento; cada momento es diferente. Observa, quédate así y no hagas nada. Así es como se produce la transformación, sin hacer nada.

Siente la depresión, saboréala a fondo, vívela, es tu destino; y de repente, sentirás que ha desaparecido, porque cuando se acepta la depresión se deja de estar deprimido...

Al aceptar tu soledad, tu depresión, tu confusión o tu tristeza, ya estás trascendiendo. La aceptación es trascender. Si le quitas los pilares, la depresión no se sustenta.

Intenta hacer lo siguiente:

Cualquiera que sea tu estado de ánimo, acéptalo y espera a que pase. No tienes que cambiar nada, limítate a sentir la belleza que surge cuando el estado de ánimo cambia por sí mismo. Es como el sol que sale por la mañana y se pone por la noche. Volverá a salir y ponerse una y otra vez. Tú no tienes que hacer nada. Si puedes sentir cómo cambian tus estados de ánimo por su cuenta, podrás mantenerte al margen. Podrás quedarte a kilómetros de distancia, como si la mente se dirigiese a otro sitio. El sol sale y se pone; la depresión llega y se va, pero tú no estás en ella. Viene y se va por su cuenta, los estados de ánimo van y vienen...

Observa la transitoriedad de todo. No tengas prisa, no hagas nada. ¡Espera!. Espera sin hacer nada. Si puedes esperar, se dará una transformación. La espera en sí misma es una transformación".

Osho, Bienestar emocional
http://osho-maestro.blogspot.com/