1 mar. 2009

Meditación dinámica

"La meditación dinámica es una contradicción. Dinámica significa que hay esfuerzo, mucho esfuerzo, un esfuerzo absoluto. Y meditación significa que hay silencio, no esfuerzo, no actividad. Puedes considerarla una meditación dialéctica.

Instrucciones para la meditación dimámica.

Primera etapa: 10 minutos


Respira rápidamente, inhalando y exhalando por la nariz, concentrándote siempre en la exhalación. La respiración debe ser profunda para que los pulmones y el pecho se expandan con cada inhalación. Respira tan rápido como puedas, asegurándote de que tu respiración se mantiene profunda. Haz esto tan totalmente como puedas, sin contraer el cuerpo. Asegúrate de que el cuello y los hombros están relajados. Continúa hasta que literalmente llegues a ser la respiración, permitiendo que la respiración sea caótica (eso significa que es irregular, no predecible). Una vez que la energía se ponga en movimiento, comenzará a mover a tu cuerpo. Permite que se produzcan estos movimientos del cuerpo. Utilízalos para ayudar a generar aún más energía. El que tus brazos y cuerpo se muevan de una forma natural ayudará a que aumente tu energía. Siente cómo crece tu energía: no te relajes durante la primera etapa ni aflojes el ritmo.

Segunda etapa: 10 minutos

Sigue a tu cuerpo. Concede a tu cuerpo libertad para expresar lo que sea que surja... ¡EXPLOTA!... Permite que tu cuerpo se imponga. Deja que salga fuera todo lo que necesite ser sacado. Vuélvete completamente loco... Canta, chilla, ríe, grita, llora, salta, vibra, baila, patea y tírate por ahí. No reprimas nada. Mantén todo tu cuerpo en movimiento. A menudo, al comienzo sirve de ayuda fingir un poco. Nunca permitas que tu mente interfiera con lo que está ocurriendo. Recuerda ser totalmente uno con tu cuerpo.

Tercera etapa: 10 minutos


Dejando tu cuello y hombros relajados, levanta ambos brazos tan alto como puedas, sin doblar los codos. Con los brazos levantados, salta arriba y abajo gritando el mantra ¡JU!... ¡JU!... ¡JU!... tan profundamente como te sea posible, haciendo que el sonido salga del fondo de tu vientre. Cuando caigas, hazlo sobre la planta plana de tus pies (asegurándote de que el suelo impacte en tus talones), y al caer deja que el sonido ¡JU! golpee en el centro de tu sexo. Da todo lo que tengas, agótate completamente.

Cuarta etapa: 15 minutos


¡STOP! ¡Párate completamente ! Quédate inmóvil donde estés y en cualquier postura en que te encuentres. No compongas el cuerpo de ninguna forma. Una tos, un movimiento, cualquier cosa disipará el fluir de la energía y se habrá perdido el esfuerzo. Sé un testigo de todo lo que está ocurriendo dentro de ti.

Quinta Etapa: 15 minutos

¡Celebra!... Expresa con la música y la danza lo que sea que haya ahí. Lleva contigo este estar vivo a lo largo de todo el día...


Esta es una meditación en la que tienes que estar continuamente alerta, consciente, dándote cuenta de todo lo que hagas. Permanece como testigo. No te pierdas...

Observa lo que está ocurriendo, como si fueras un espectador, como si todo le estuviera ocurriendo a cualquier otra persona, como si todo le estuviera ocurriendo al cuerpo y la consciencia estuviera centrada y mirando.

Este presenciar tiene que mantenerse en las tres etapas. Y cuando en la cuarta etapa todo se para y te quedas absolutamente inmóvil, congelado, entonces este estar alerta llegará a su cima".

Osho, Meditación. La primera y última libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/