22 abr. 2010

"Lo tengo todo y dentro de mí no hay nada"

"En Oriente, con Kabir, el hombre pobre llega, por primera vez, a proclamar la belleza de Dios. Para un pobre es muy difícil proclamar la gracia de Dios, es muy difícil ser religioso. En mi opinión, un hombre rico que no sea religioso es estúpido. Si eres rico es inevitable que tengas una conciencia religiosa. No tienes que estar tan atento porque tu propia riqueza te demuestra la futilidad de este mundo. Cuando lo tienes todo, es inevitable que te vuelvas religioso, porque si puedes tener todo lo que quieras, hasta un tonto se daría cuenta de que no hace falta ser demasiado inteligente para ver que "lo tengo todo y dentro de mí no hay nada". Si no le sucede esto a un rico es porque es muy tonto, es absolutamente idiota.

Para un pobre es muy difícil ser religioso, tiene que ser muy inteligente porque no tiene nada. Si eres pobre es muy difícil que te des cuenta de que el mundo no tiene sentido. No lo has experimentado; hay que tener mucha perspicacia para ver la futilidad de todo lo que no tienes. Por eso aprecio más a un Jesucristo o a un Kabir que a un Buda o a un Mahavira. Ellos lo tenían todo; vivieron la vida. Buda tenía a su alcance a todas las mujeres hermosas de su reino. Es normal que se diera cuenta de que la belleza física no tenía ningún valor, que era un sueño. Tenía todos los lujos que se pudieran desear hace veinticinco siglos. Si él fue capaz de darse cuenta de que no nos satisfacen, no hay que ser muy inteligente. No nos satisfacen, podemos demostrar con la experiencia que sigue habiendo la misma insatisfacción.

Pero para Kabir o Jesucristo era mucho más difícil. No eran reyes sino personas humildes; ni siquiera tenían cubiertas sus necesidades básicas. Todavía podían seguir esperando, soñando, deseando. Hay que ser un gran genio para darse cuenta de que el mundo no tiene sentido. De modo que, aunque Kabir es analfabeto, tiene una gran inteligencia y una visión tan penetrante que es capaz de ver la futilidad de lo que no conoce. Su percepción es tan fina que puede verlo sin necesidad de tenerlo en sus manos. Entrevé, por primera vez, una futura religión".

Osho, La revolución. Sobre la poesía y las canciones de Kabir
http://osho-maestro.blogspot.com/