20 sept. 2011

Al arriesgar te vuelves tan afilado como una espada

"El hombre vive normalmente una vida muy parcial, muy desganada, vive de forma templada, ni frío ni calor, ni esto ni aquello.  Su vida no tiene pasión, no tiene intensidad.  Por eso es mate, por eso es mediocre.

La vida tiene un sabor completamente diferente cuando la vives totalmente, intensamente, apasionadamente, cuando arriesgas.  Entonces surge una gran inteligencia en ti.  Al arriesgar te vuelves tan afilado como una espada. Sin embargo, cuando la gente nunca arriesga, sus espadas no hacen más que acumular óxido, sus espejos no hacen más que acumular polvo.  Sus espadas se oxidan, se vuelven inútiles.  Eso es lo que les ha ocurrido a millones de personas en sus almas.

Mi esfuerzo aquí consiste en ayudarte a limpiar el polvo del espejo de tu conciencia, a limpiar la espada de tu inteligencia.  La única forma de hacerlo es vivir a cien grados, porque ese es el punto en el que ocurre la evaporación. El ego desaparece y tú eres parte del todo. Y ser parte del todo es ser sagrado".

Osho, Meditaciones para empezar el día
http://osho-maestro.blogspot.com/