3 sept. 2011

Cada vez que veas que hay un problema, la mejor forma de eliminarlo será fluir con él, no luchar contra él

Una sannyasin vuelve a tener darshan después de seguir las recomendaciones que le dio Osho de que comiera en exceso durante siete días, cuando ella le comentó que estaba preocupada porque se estaba llenando de comida. Ella dice: "¡Ya no me interesa la comida!".

"Bien. Así es como funciona la mente: cuando no quieres comer, te entran muchas ganas de comer. Cuando reprimes algo, creas un problema. Si dices no a la mente, se resiste y se rebela, así que cada vez que veas que hay un problema, la mejor forma de eliminarlo será fluir con él, no luchar contra él.

Si sientes que estás comiendo demasiado, come todo lo que puedas, ve más allá del límite. Si el problema es el sexo, entrégate a él todo lo que puedas, hasta que quedes agotada.

El hecho de luchar crea una atracción, y todo lo que se convierte en un pecado se vuelve inmediatamente muy placentero. Muchas de las cosas que se consideran muy placenteras no lo son, pero como la sociedad las ha condenado, tienen una especie de glamour a su alrededor. Ahí es donde la humanidad lleva mucho tiempo equivocándose.


Todas las religiones del mundo han intentado luchar contra el sexo y han creado un mundo muy sexual, pervertido. Excepto el tantrismo, todas se han equivocado... el tantrismo es la única que ha descubierto la clave. Permitió el sexo, y no sólo lo permitió, sino que hizo hincapié en él. No sólo hizo hincapié, hizo del sexo la auténtica puerta, el auténtico camino.

De repente, al fluir con el deseo y trascenderlo, surge una repulsión y empiezas a ver su estupidez. No es la mente la que dice que sea estúpido, eso no sirve de nada. Es una comprensión existencial. En tu propio ser te das cuenta de que es estúpido, y entonces no hace falta hacer ningún esfuerzo, simplemente desaparece. La misma realización se convierte en la transformación.

Hace siete días estabas diciendo que era difícil, imposible, y que estabas obsesionada con la comida. Yo te dije que comieras todo lo que pudieras, y después de sólo siete días dices que ya no quieres comer, que no tienes ganas, que ha desaparecido el deseo. Así que ten presente esto para cualquier otro problema: llega hasta la médula y se producirá un cambio".

Osho, Cara a cara con Osho. Ante todo, no dudes
http://osho-maestro.blogspot.com