1 nov. 2011

¿Por qué prestar atención a las opiniones de los demás?

La práctica de observar me vuelve calmado, sosegado y silencioso, pero entonces mis amigos me dicen que me he vuelto serio. Parece que lo que dicen tiene algo de fundamento. Por favor,  explica cómo uno puede crecer simultáneamente en silencio y retozo.

"Si realmente te has vuelto silencioso, no prestarás atención a lo que digan los demás. Si las opiniones de los demás aún son importantes, no eres silencioso. En realidad, estás esperando a que digan algo o a que aprueben y aprecien que te has vuelto silencioso. ¿Tu silencio necesita su aprobación? ¿Necesitas que lo certifiquen? Entonces no estás seguro de que te has vuelto silencioso.

Las opiniones de los demás sólo son importantes porque no sabes nada. La opinión nunca es conocimiento. Sigues acumulando opiniones de otras personas porque no sabes qué eres, quién eres, qué te está sucediendo. Tienes que preguntarles a otros: "¿Qué me está pasando?" ¿Tienes que preguntarles a otros? Si realmente eres silencioso, calmado, sosegado, entonces no hay amigos y ninguna opinión es importante. Entonces te puedes reír. Deja que digan lo que quieran.

Pero te afecta. Todo lo que dicen entra muy hondo en ti; te altera. Tu silencio es falso, forzado, cultivado. No es un florecimiento espontáneo dentro de ti. Puede que te hayas forzado a ti mismo a ser silencioso, pero estabas hirviendo por dentro. Entonces ese silencio está sólo en la superficie. Si alguien dice que no eres silencioso, o si alguien dice que esto no es bueno, o si alguien dice que esto es falso, entonces te alteras y el silencio se va. El silencio se ha ido; por eso me estás preguntando esto.

Parece que lo que dicen tiene algo de fundamento. Te has vuelto serio. ¿Y qué hay de malo en ser serio? Si has nacido serio, para ser serio, serás serio. No puedes forzar el retozo; de lo contrario tu retozo será serio, y destruirás todo el juego...

Si eres serio, eres serio. No se puede hacer nada al respecto. Sé serio y permanece serio. Entonces ya has empezado a ser juguetón; entonces eres juguetón con tu seriedad, no te la tomas en serio. Te la tomas como un juego, de modo que dices: "Muy bien. Dios me ha dado este papel, así que seré un hombre serio y jugaré a mi seriedad". Entonces, en lo más hondo, habrá desaparecido. ¿Me comprendes?

Puedes crear seriedad con tu retozo o puedes crear retozo con tu seriedad. Si eres una persona triste, seria, dile a todo el mundo: "He nacido serio y voy a seguir siéndolo", y no te lo tomes en serio. ¡Sé!  Simplemente sé, y entonces te puedes reír de ello y desaparecerá. Y ni siquiera te darás cuenta de cuándo ha desaparecido.

Y no prestes atención a lo que digan los demás. Esto es una enfermedad. Te volverán loco...los demás. ¿Quiénes son los demás y por qué estás tan interesados en ellos? Te vuelven loco y tú les vuelves locos a ellos, porque tú eres los demás para ellos. ¿Por qué prestar atención a las opiniones de los demás? Presta atención a tus propias experiencias y permanece fiel a tus propias experiencias. Si te sientes bien siendo serio, ¡está bien!  Si sientes que te has vuelto calmado y silencioso y sosegado con tu práctica de observar, ¿por qué estar interesado y por qué alterarse por lo que digan los demás?

Pero no estás seguro, de manera que debes acumular opiniones de otros. Debemos empezar una campaña de firmas: "Si piensas que me he vuelto un buda, firma". Si todo el mundo firma y has acumulado muchas firmas, por lo menos de la mayoría, piensas que eres un buda. Esta no es la forma de ser un iluminado.

Y por favor, explica cómo uno puede crecer simultáneamente en silencio y retozo. ¡Se crece! Nunca se ha dado el caso contrario. Uno crece simultáneamente en silencio y retozo, pero si tu silencio es falso, entonces surge el problema. Todos los que han conocido el silencio siempre han sido retozones, juguetones. Podían reír, y podían reírse no sólo de los demás, podían reírse de sí mismos...

Lo que digan los demás no es relevante. Sé auténtico con lo que sientas, ¡pero sé auténtico!  Si te sucede el silencio real, podrás reír..."

Osho, El Libro de los Secretos
http://osho-maestro.blogspot.com/