29 feb. 2012

¿Por qué sientes envidia cuando alguien es feliz?

   "Ser amigo de alguien que es feliz es una de las cosas más difíciles en esta vida. Suele pensarse que es muy fácil, ¡pero no lo es! Todo lo contrario; te hace sentir celos, hace que te sientas desgraciado.  Puede que te muestres feliz y contento, pero no será más que una fachada, una farsa, una máscara...
   Si alguien es feliz, ¿qué es lo primero que se te viene a la mente?  Es como si esa felicidad se te hubiera robado, como si esa persona fuera la vencedora y tú la vencida, como si te hubiera estafado. Pero la felicidad no es una competición, así que no tienes por qué preocuparte. Que alguien sea feliz no significa que tú no puedas serlo, que esa persona te ha quitado la felicidad y ya no podrás ser feliz nunca. La felicidad no es un bien que existe recluido en algún lugar y que se agotará por culpa de las personas felices.
   ¿Por qué tienes envidia? Si se tratara de una persona rica, quizá sus riquezas te impedirían ser rico, puesto que las riquezas existen en cantidad finita... Pero la felicidad no es una competición. La felicidad existe en cantidad infinita. Nadie ha logrado jamás agotarla, no hace falta competir por ella. ¿Por qué sientes envidia, entonces, cuando alguien es feliz? La envidia hace que entre en ti el infierno...
   Sutilmente, cuando puedes mostrarte de verdad cordial con alguien que es feliz, inmediatamente empiezas a compartir su felicidad; se ha hecho también tuya, ¡de inmediato!  Y es que la felicidad no es un objeto, no es material, no es algo que alguien pueda acaparar. Se puede compartir. Cuando alguien es feliz, puedes compartir su alegría... Y la belleza está en que no depende de que la otra persona quiera compartirla, sino de que tú participes de ella.
   Éste es el secreto de cómo crear un cielo a tu alrededor, y sólo en el cielo puedes estar tranquilo. ¿Cómo podrías estar tranquilo en las llamas del infierno?, de un infierno que no crea nadie, sino tú mismo.  Es esencial que entiendas que cada vez que te sientes desdichado, que sientes que tu vida es un infierno, la causa eres tú. No hagas responsable de ello a nadie más, porque el responsabilizar a otro de tu dolor es escapar de la verdad básica...
   Siendo cordial con la gente feliz, sintonizarás con la felicidad. Las personas felices florecen; sé cordial con ellas. Tal vez ellas no sean cordiales contigo, pero ése no es tu problema. Tal vez ni siquiera te conozcan..., no importa; pero cada vez que veas dicha a tu alrededor, cada vez que veas a alguien florecer, a alguien que danza feliz, que sonríe, cada vez que haya una celebración, sé cordial y participa de esa alegría. Entonces empezará a fluir dentro de ti, y nadie podrá impedirlo. Cuando hay felicidad a tu alrededor, te sientes tranquilo".

Osho, El libro del Yoga I, El nacimiento del individuo
http://osho-maestro.blogspot.com/