25 feb. 2012

Si te sientes arrastrado por la ira

   "...al contemplar la desdicha del ser humano, descubrimos que el mismo ser humano es el responsable, que es él quien hace algo para crearla, y que hacerlo se ha convertido en hábito, en un acto repetitivo, mecánico, robotizado.  Si te haces consciente, puedes dejarlo; basta con que digas: "No voy a cooperar" y dejará de funcionar el mecanismo.
   Alguien te insulta, y tú te quedas quieto, en silencio. El mecanismo se pondrá en marcha, trayendo consigo el patrón anterior: se aproxima la ira, empezarás a echar humo, te sentirás a punto de explotar.  Pero te quedas quieto; no cooperas sino que simplemente observas lo que hace ese mecanismo. Percibirás cómo las ruedas y ruedecillas giran dentro de ti, pero son impotentes porque tú no cooperas.  O si te resulta imposible permanecer en ese estado de quietud, vete a tu habitación, cierra la puerta, ponte un almohadón delante y golpéalo.  Enfurécete con el almohadón.   Y mientras lo golpeas, mientras te enfadas y te enfureces con él observa lo que estás haciendo, lo que está sucediendo, cómo el patrón se repite.
   Lo mejor es que te quedes quieto; pero si resulta demasiado difícil, si te sientes arrastrado por la ira, entonces vete a una habitación y enfádate con la almohada... La almohada no va a reaccionar, así que podrás observar con mayor facilidad. Además, no hay ningún peligro en lo que haces, de modo que puedes observar, ver lentamente el estallido y el declive de la ira.
   Obsérvalos, observa su ritmo. Cuando la ira se haya agotado, ya no tendrás ganas de seguir golpeando la almohada, o te habrás empezado a reír, te sentirás ridículo; entonces, cierra los ojos, siéntate en el suelo y medita sobre lo que ha pasado. ¿Todavía estás indignado con la persona que te insultó, o la indignación se ha volcado por completo en la almohada?  Sentirás que te envuelve una calma especial, y ya no estarás furioso con la persona en cuestión; quizá incluso sientas compasión por ella.
   Si eres capaz de quedarte quieto cuando algún viejo patrón de conducta se apodera de tu mente, eso es bueno. Si no eres capaz, permite que en ese caso se manifieste de forma espectacular pero estando solo, no acompañado; porque cuando interpretas tu patrón, cuando permites que se manifieste delante de alguien, crea nuevas reacciones, y se convierte en un círculo vicioso.
   Lo más importante es que estés alerta a tu patrón de comportamiento  -tanto si estás de pie en silencio como si estás soltando tu ira y tu odio-,  que observes cómo se desenrolla; porque si consigues ver su mecanismo, puedes deshacerlo".

Osho, El libro del Yoga I, El nacimiento del individuo
http://osho-maestro.blogspot.com/