18 ene. 2013

Cuantos más conocimientos adquieres, menos asombro queda

Pregunta:

Ya no tengo la misma sensación de asombro que cuando era un niño. ¿Por qué?

     "Le ocurre a casi todo el mundo. Cuantos más conocimientos adquieres, menos asombro queda. Y los padres, las escuelas, las universidades, la sociedad..., todo te fuerza a adquirir conocimientos. Tu espacio interior acaba tan lleno de conocimientos que el asombro desaparece; no queda espacio en ti en el que el asombro pueda morar.
     El niño tiene ojos de asombro. Se siente intrigado, deslumbrado por todas y cada una de las cosas. Le sorprenden cosas insignificantes; de ahí su burbujeante alegría, porque su vida es un descubrimiento constante...
     Las últimas palabras de Albert Einstein fueron:  "Toda mi vida he creído que desvelaría los secretos del universo. Pero ha ocurrido justo lo contrario. Cuanto más ahondaba en la existencia, más profundo se hacía el misterio. Estoy muriendo lleno de asombro, estoy muriendo en asombro". Pero eso es inusual; ésa es la cualidad de un genio. Un genio es aquel que no permite que la sociedad le convierta en un robot (o, al menos, así lo defino yo). Todo el mundo nace siendo un genio, pero la gente empieza a acomodarse muy pronto, y cuando lo hacen, su talento desaparece, su inteligencia muere. Van vendiendo su alma por cosas mundanas, por cosas inútiles... pero cuando viene la muerte se lleva todas esas cosas junto contigo.
     Si puedes morir como Albert Einstein  --intrigado, con total asombro, con oración en el corazón, con poesía surgiendo en ti--  habrás vivido correctamente y estarás muriendo correctamente. Y la persona que vive y muere correctamente es una persona espiritual...
     En un mundo más comprensivo, se seguirían impartiendo conocimientos, pero también te enseñarían a proteger tu capacidad de asombro... En una verdadera universidad, sólo la mitad del tiempo se destinaría a objetivos prácticos, y la otra mitad se dedicaría a objetivos no prácticos: poesía, música, pintura, danza, meditación, oración. ¡O, simplemente, a relajarse bajo un árbol, a sentarse bajo un árbol sin hacer nada!... Sólo entonces tendremos en el mundo un ser humano total".

Osho, Inocencia, saber y asombro
http://osho-maestro.blogspot.com/