26 ene. 2013

Deberías arriesgarte. Sólo naces con el riesgo, siendo valiente

     "El Maestro Lu-Tsu dijo:
     La decisión debe ser puesta en práctica
     con el corazón calmado y sin buscar el éxito;
     entonces el éxito llegará por sí mismo.

Una declaración tremendamente significativa.

     La decisión debe ser puesta en práctica
     con el corazón calmado...

     Lo primero: uno nace sólo cuando se vuelve decidido; con la decisión llega el nacimiento del hombre. Los que viven en la indecisión aún no son realmente hombres. Y millones viven en la indecisión, no pueden decidir acerca de nada. Siempre se apoyan en los demás, alguna otra persona tiene que decidir por ellos. Por eso la gente se mantiene en torno a las autoridades.
     Las actitudes autoritarias continúan en el mundo por la sencilla razón de que millones de personas no pueden decidir por sí mismas. Siempre hay que darles una orden. Cuando se les da la orden, la obedecen. Pero esto es esclavitud; así es como están impidiendo el nacimiento de su propia alma. La decisión debe surgir en tu ser, porque cuando eres decidido surge en ti la integridad. Recuerda tomar decisiones; las decisiones te harán individual.
     ¿Qué es la indecisión?  Significa que eres una multitud; hay muchas voces en ti que se contradicen y no puedes decidir si seguir este camino o aquél. Incluso en las cosas pequeñas la gente es indecisa: sobre si ir a ver esta película o aquélla son indecisos. La indecisión se ha convertido casi en su mismo estilo de vida. ¿Comprar esto o comprar lo otro? Simplemente observa a la gente cuando va de compras, ve su indecisión. Siéntate en cualquier tienda y simplemente observa a la gente ir y venir, a los clientes, y te sorprenderá: la gente no sabe decidir.  Y los que no saben decidir permanecerán difusos, imprecisos, confusos. Con la decisión llega la claridad. Y si la decisión es de largo alcance, si la decisión tiene algo que ver con tus fundamentos, entonces naces.
     Hay muchas personas que vienen a mí y me dicen: "No podemos decidir si dar el salto y tomar sannyas o no". Quieren que les diga que den el salto. Pero entonces no están decidiendo nada. Si te digo: "Da el salto y toma sannyas", entonces has perdido una oportunidad, una gran oportunidad de tomar una decisión; te has vuelto a apoyar en alguien, y así no crece tu alma. Y ésta es una decisión profunda, de inmensa importancia, porque va a cambiar todo tu modo de vida, va a darte una nueva visión. Tendrás que ir en una nueva dirección. No volverás a ser el mismo. Semejantes decisiones de largo alcance deberías ser capaz de tomarlas por tu cuenta. Deberías arriesgarte. Sólo naces con el riesgo, siendo valiente.
     Y siempre que tomes una decisión, recuerda: si la tomas, entonces síguela, de lo contrario no tomes una decisión, porque entonces es más peligroso, más peligroso que ser indeciso. Tomar una decisión y no seguirla te volverá muy impotente. Entonces habría sido mejor no haber decidido. Hay personas que deciden y luego nunca siguen sus decisiones. Poco a poco pierden toda su confianza y su fe en su ser. Poco a poco saben perfectamente bien que no van a hacer lo que decidan. Se vuelven divididas, se vuelven engañosas...consigo mismas. Cuando están tomando una decisión, incluso en ese momento saben que no van a seguirla, porque conocen su pasado y sus experiencias pasadas. Lo que decidieron nunca lo siguieron.
     Y entonces decisiones muy pequeñas pueden ser muy destructivas. Simplemente una pequeña decisión: "A partir de hoy no fumaré". Tan sólo una decisión muy corriente, que no implica mucho...
     Pero una pequeña decisión, la decisión tan trivial de no fumar, y luego no seguirla es muy peligrosa. Perderás la confianza en ti mismo, perderás la fe en tu propio ser. Te volverás desconfiado. Es mejor no tomar semejantes decisiones; sigue fumando. Y si decides, entonces te comprometes. Entonces, pase lo que pase, tienes que hacerlo. Y si puedes hacerlo, verás que surge en ti una claridad, desaparece una nube, algo se asienta, se centra en ti. Una decisión es tremendamente importante y significativa.

     La decisión debe ser puesta en práctica
     con el corazón calmado...

     Esto es lo que quiere decir Lu-Tsu: si decides, entonces haz que todo tu corazón esté en ello, asegúrate de que no te vas a echar atrás. Eso es lo que quiero decir cuando repito una y otra vez a mis sannyasins: "Quema tus naves". Si no vas a volver, ¿para qué conservar las naves?  Tira la escalera, hunde el barco, porque no vas a volver a la vieja orilla. Si mantienes a salvo la nave, al abrigo de un puerto, eso significa que todavía estás vacilando, todavía te lo estás pensando: "Quizás un día tenga que volver"...     

     La decisión debe ser puesta en práctica
     con el corazón calmado y sin buscar el éxito;
     entonces el éxito llegará por sí mismo.

     Y lo más importante es que si estás buscando el éxito, ya estás dividido. Entonces tu corazón no está en el trabajo, tu corazón está ya en el resultado. Si estás dividido,  no tendrás éxito. El éxito sólo les sucede a los corazones que no están divididos, que no están preocupados por la consecuencia, el resultado; que están disfrutando tremendamente el viaje mismo y no están pendientes de la meta. Sólo los que llegan sin estar preocupados en absoluto por la meta...como su mente está tan indivisa en cada momento del viaje, cada momento del viaje se convierte en una meta. Estén donde estén, es la meta. El éxito en el camino espiritual les llega a las personas que no están preocupadas en absoluto por el éxito.
     Si te preocupa el éxito, el éxito no vendrá a ti, porque tu mente estará en alguna parte del futuro y no estarás trabajando en el presente, y el éxito sólo puede llegar si el trabajo se hace totalmente en el presente. Este momento va a dar a luz al siguiente momento. Si este momento ha sido vivido totalmente, el momento siguiente está abocado a tener una totalidad más profunda, una cualidad más elevada de totalidad...
     Lu-Tsu dice: "...y sin buscar el éxito", porque incluso eso se convertirá en una división. Permanece absolutamente aquí-ahora, sin ninguna división: "...entonces el éxito llegará por sí mismo". Y cuando el éxito llega por sí mismo, tiene una belleza tremenda. No necesitas tirar de él, se abre como una flor; no necesitas abrir la flor a la fuerza. Y si abres la flor a la fuerza, la habrás matado. Eso no estará bien. Y la habrás abierto antes de que llegara el momento oportuno y puede que no haya fragancia, porque la flor tiene que esperar el momento oportuno para acumular fragancia, para crear fragancia. Y cuando la fragancia está lista, sólo entonces se abre por sí misma, porque ahora tiene algo que compartir con la existencia.
     Deberías disfrutar el momento. Deberías estar totalmente en el momento y olvidarte de todo. Y entonces, un día, de pronto ha llegado el éxito. Un día, de repente, la flor dorada se ha abierto y eres transportado a una realidad reparada".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com