6 ene. 2013

Vive en el mundo, pero no dejes que el mundo viva en ti

"Vive en el mundo pero no formes parte de él. Vive en el mundo, pero no dejes que el mundo viva en ti. Éste es mi mensaje.
     Hay un dicho zen: El ganso salvaje no tiene intención de proyectar su reflejo. El agua no tiene mente para recibir su imagen.
     El ganso salvaje no tiene el deseo de proyectar su reflejo en el agua, y el agua no tiene deseo ni mente para recibir su imagen, ¡a pesar de que suceda!  Cuando el ganso salvaje vuela, el agua lo refleja. El reflejo está ahí, la imagen está ahí, pero el agua no tiene mente para reflejar y el ganso salvaje no anhela tampoco ser reflejado.
     Ésta debe ser la forma de actuar de mis sannyasins. Estate en el mundo, vive en el mundo, vive totalmente, sin ambiciones, sin deseos, porque todos los deseos te distraen de vivir, todas tus ambiciones sacrifican tu presente. No seas codicioso, porque la codicia te lleva al futuro; no seas posesivo, porque el afán de posesión te hace aferrarte al pasado. Un hombre que quiere vivir en el presente tiene que estar libre de la codicia, del afán de posesión, de la ambición, de los deseos.
     Y eso es lo que yo llamo el arte de la meditación. Sé consciente, mantente alerta, para que todos esos ladrones no tengan la posibilidad de entrar y contaminarte. Sé meditativo, pero vive en el mundo. Y ésta es mi experiencia: el mundo te ayuda inmensamente, te ayuda inmensamente a hacerte meditativo. Te da todas las oportunidades para distraerte, pero si no te distraes cada éxito se convierte en una alegría tremenda. Permanece centrado, te conviertes en el centro del ciclón. El ciclón sigue rugiendo a tu alrededor, pero tu centro permanece sin ser afectado.
     Éste es el camino del verdadero sannyasin: vivir en el mundo pero permanecer intacto, sin ser afectado".

Osho, Autobiografía de un místico espiritualmente incorrecto