18 oct. 2013

La meditación es hipnosis a la inversa

     "Todas las técnicas de meditación son similares a la hipnosis... El camino es el mismo, pero la dirección es diferente.
     En la hipnosis estás durmiéndote más y más, perdiendo conciencia; en la meditación estás despertando, adquiriendo conciencia. Es el mismo camino. En la hipnosis te estás condicionando, en la meditación te estás descondicionando, pero el proceso es el mismo. La meditación es hipnosis a la inversa. De modo que todo lo que has hecho contigo mismo tienes que deshacerlo; eso es todo.
     Intenta hacer un experimento muy simple que será revelador: puedes hipnotizarte a ti mismo. Cierra tu habitación y ponla completamente a oscuras; luego pon una pequeña vela enfrente de tus ojos. Entonces, sin pestañear, mira fijamente la llama, y sigue pensando que te estás durmiendo. Un dormir profundo está llegando a ti... Cuando lo hagas, tienes que decir: "Me estoy durmiendo. Está llegando el sueño. Mis miembros se están relajando"...
     Ahora puedes sentir que esto es la hipnosis: adormecerse más, caer en la inconsciencia, volverte más inconsciente. Siente cómo es, lo que está sucediendo, cómo tu mente se ha nublado. La claridad se ha ido, la vitalidad se ha ido; estás cada vez más mortecino. Sientes el cuerpo más pesado. Esto te dará la sensación de cómo tu consciencia puede volverse inconsciencia.
     Prueba esto durante siete días para poder sentir completamente lo que es, y cómo bajas al pozo. Con más y más oscuridad, más sueño, más inconsciencia, de pronto en el último momento no estarás ahí y la llama habrá desaparecido. Estás profundamente dormido. Puedes sentir la tumba.
     Luego,  después de una semana, prueba otro experimento. Con la misma habitación, la misma llama, la misma manera de mirar, pero un pensamiento diferente en la mente: "Me pondré más alerta, estoy cada vez más alerta, más vivo, más alerta. El cuerpo está cada vez más ligero".  Deja que esté ahí este pensamiento y sigue mirando la llama; sentirás una oleada repentina de vida, conciencia y consciencia.
     En siete días puedes llegar a un punto en el que te sientas tan alerta como si no tuvieras cuerpo. En un polo de todo el espectro está el dormir profundo, en el que te olvidas completamente de ti mismo; en el otro polo hay conciencia profunda en la que todo es olvidado; sólo te acuerdas de ti mismo.
     Luego hay muchos estadios intermedios. El estadio en el que estamos está justo en el medio: medio dormidos, medio despiertos.  De modo que todo lo que haces lo estás haciendo medio dormido, medio despierto...
     La hipnosis y la meditación son el mismo proceso en direcciones diametralmente opuestas. Puedes usar la hipnosis para despertar; puedes usar la hipnosis para dormirte profundamente. Y si llegas a dominar el arte de la hipnosis, tienes la llave que abre todas las puertas de la vida.
     Si no dominas la llave de la hipnosis, entonces eres víctima de muchísimas fuerzas. Esto merece la pena comprenderlo: si no sabes qué es la hipnosis, entonces eres una víctima. Todo el mundo está tratando de hipnotizarte: ¡todo el mundo, te digo! Puede que no lo estén haciendo a sabiendas, pero todos lo están intentando. Hay formas, métodos diferentes. El mundo está lleno de trucos hipnóticos: el mismo anuncio en el periódico, en la televisión y en la radio. Sigue machacando; se vuelve hipnótico...
     Se han gastado millones en publicidad para hipnotizarte. Esos anuncios tienen que ser repetidos continuamente. La repetición es el método. Entonces quedan grabados en ti, y no eres consciente de ello; luego, de pronto sale de tu boca: "Jabón de tocador Lux". Y piensas que tú estás eligiendo. No eres tú el que elige...
     La hipnosis está por todas partes. La educación la usa, el comercio la usa..., todo el mundo la está usando. Y si no eres consciente, entonces eres una víctima. Toma consciencia. Si tomas consciencia, puedes usarla; no para hipnotizar a los demás, sino para deshipnotizarte a ti mismo. Y si puedes llegar a estar completamente deshipnotizado, eres libre, estás liberado".

Osho, El Libro de los Secretos
http://osho-maestro.blogspot.com/