31 oct. 2013

¿Qué eres? ¿Quién eres?

     "¿Qué eres? ¿Quién eres?  Si cierras los ojos e intentas descubrir quién eres, al final tendrás que llegar a la conclusión de que eres consciencia. Puede que todo lo demás te pertenezca, pero no eres eso. El cuerpo te pertenece, pero puedes ser consciente del cuerpo: y lo que es consciente del cuerpo se separa. El cuerpo se vuelve un objeto de conocimiento y tú te vuelves el sujeto. Puedes conocer tu cuerpo. No sólo puedes conocerlo, sino que puedes manipular tu cuerpo, puedes activarlo o puedes hacerlo inactivo. Estás separado. Puedes hacer algo con tu cuerpo.
     Y no sólo no eres tu cuerpo; tampoco eres tu mente. También puedes tomar consciencia de tu mente. Si hay pensamientos, puedes verlos, y puedes hacer algo con ellos: puedes hacerlos desaparecer completamente, puedes quedarte sin pensamientos, o puedes concentrar tu consciencia en un pensamiento y no dejar que se mueva de ahí. Puedes concentrarte en él y hacer que permanezca ahí, o puedes permitir un flujo de pensamientos. Puedes hacer algo con tus pensamientos. Incluso puedes disolverlos completamente hasta que no haya ningún pensamiento...pero tú aún existes. Sabrás que no hay pensamientos, que ha surgido un vacío; pero tú seguirás ahí, siendo testigo de ese vacío.
     Lo único de lo que no puedes separarte es de tu energía, que es un testigo. Eso significa que eres eso. No puedes separarte de ella. Puedes separarte de todo lo demás: puedes saber que no eres tu cuerpo, ni tu mente, pero no puedes saber que no eres el testigo, porque independientemente de lo que hagas, serás el testigo. No puedes separarte del testigo. Ese testigo es consciencia. Y a menos que llegues a un punto desde el que la separación se vuelva imposible, no has llegado a ti mismo.
     Así que hay métodos con los que el buscador sigue eliminando. Sigue eliminando..., primero el cuerpo, luego la mente, entonces llega al punto en que no se puede eliminar nada... De modo que el buscador va sabiendo: "Esto no es, esto no es yo, esto no soy yo". Sigue y sigue hasta que finalmente llega a un punto en que no puede decir: "Esto no soy yo". Sólo queda un ser testigo. Queda consciencia pura. Esta consciencia pura existe como cada ser.
     Todo lo que existe es un fenómeno de esta consciencia, una ola, una cristalización de esta consciencia; y no existe nada más. Pero esto hay que sentirlo. El análisis puede ser útil, la comprensión intelectual puede ser útil, pero hay que sentir que no existe nada más, sólo consciencia. Entonces compórtate como que sólo existe la consciencia.
     He oído hablar de Lin Chi, un maestro Zen. Un día que estaba sentado en su cabaña, vino alguien a verle. El hombre que vino estaba enfadado. Puede que hubiese tenido una pelea con su mujer o con su jefe, o algo similar, pero estaba enfadado. Abrió la puerta de un golpe violento, tiró sus zapatos airadamente y luego se acercó, muy respetuosamente, y se doblegó ante Lin Chi. Lin Chi dijo: "Primero vete a pedir perdón a la puerta y a los zapatos".
     El hombre debió de mirar a Lin Chi de manera muy extraña. Había más personas sentadas allí y se echaron a reír. Lin Chi dijo: "¡Basta!" y luego le dijo al hombre: "Si no lo haces, entonces vete. No tendré nada que ver contigo".
     El hombre dijo: "Parecerá una locura pedir perdón a los zapatos y a la puerta".
     Lin Chi dijo: "No fue una locura cuando expresaste tu ira. ¿Será una locura ahora? Todo tiene una consciencia. Así que vete, y a no ser que la puerta te perdone, no voy a permitirte entrar".
     El hombre se sintió incómodo, pero tuvo que ir...
     Este incidente se convirtió en un fenómeno transformante en su vida, porque por primera vez tomó consciencia de que todo es realmente una cristalización de consciencia. Si no puedes verlo, es porque estás ciego. Si no puedes oírlo, es porque estás sordo. No les pasa nada a las cosas que te rodean; todo es consciencia condensada. El problema es tuyo: no estás abierto y no eres sensible...
     En lo más profundo, todo no es otra cosa que consciencia. Pero si lo dejas como una teoría, si crees en ello como teoría, entonces no sucederá nada. Tendrás que hacerlo un modo de vida, un estilo de vida: comportarte como que todo es consciente. Al principio será un "como que" y te sentirás como un tonto, pero si puedes perseverar en tu tontería, y si puedes atreverte a ser un tonto, pronto el mundo empezará a revelar sus misterios".

Osho, El Libro de los Secretos